Le Magazine Accor Hotels
la cara más bohemia de la capital de portugal

Un paseo por los cafés de Lisboa

Os propongo un viaje por Lisboa diferente, una ruta por los cafés más emblemáticos de la ciudad de los mil paisajes y de los mil sabores

Un artículo de Jeffrey Herrero

Mi recomendación para sacarle todo el gusto a Lisboa es alojarse en el centro y hacer este recorrido andando, tomando alguno de los elevadores o montando en los clásicos tranvías. Descubrir y redescubrir los rincones más emblemáticos y otros nuevos, aunque es una ciudad que cambia, mantiene siempre su esencia.

Comenzaré comentando que el café solo en Lisboa se denomina bica. Es un café muy corto y fuerte, la forma correcta de pedirlo es “Uma bica se faz favor”. Ahora ya podemos comenzar el recorrido. 

En la Avenida da Liberdade, bajando en dirección al mar, encontramos Rossio. Esta plaza es el centro neurálgico de la ciudad, todo gira en torno a ella, pasarás unas cuantas veces a lo largo del día, hasta cogerle un cariño especial. Una vez allí es muy fácil encontrar el primer café, nos guiaremos por el olor y el aroma que desprenden estos cuidados locales. Café Nicola (Praça Dom Pedro IV) se encuentra allí mismo, tiene más de 200 años, símbolo de las tertulias literarias. Justo enfrente está Pastelaria Suiça -(Praça Dom Pedro IV 96 a 104). La decoración es totalmente diferente, más sencilla, me llamaron la atención los diferentes carteles del local.   
En Lisboa es muy difícil no sentirse “obrigado" por sus gentes, su amabilidad y sus sabores. Estamos en el barrio monumental, lugar donde llegaban, navegantes y descubridores. Ahora se mezclan los locales más modernos como barberías, ropa de segunda mano y cocina contemporánea con los restaurantes para turistas. Confeitaria Nacional (Praça da Figueira 18B) es un lugar perfecto para hacer una parada y probar el tradicional Bolo-Rey (parecido a nuestro roscón de reyes), si está abierta la segunda planta es muy recomendable visitarla. Ahora es el momento de coger alguno de los elevadores que nos llevan hasta Chiado, allí está el Cafe A Brasileira (R. Garrett 120, 1200). Se dice que allí se inventó la “bica” que os comentaba antes. Suele estar saturado de turismo, pero merece la pena ver el local por dentro y la fachada.   
Para finalizar, tendremos que coger un medio de transporte, preferiblemente el tranvía, para llegar hasta la tradicional Pastéis de Belém (R. Belém, 1300-085 Lisboa). Imprescindible probar estos deliciosos pasteles, estos son los originales, no los vais a probar iguales en ningún sitio. Acabar la jornada con el atardecer, disfrutando de un café y dos pastéis de Belem.  
  • Cafe A Brasileira - R. Garrett 120, 1200 Lisboa, Portugal  
  • Pastelaria Suiça -  Praça Dom Pedro IV 96 a 104, 1100-202 Lisboa, Portugal  
  • Café Nicola - Praça Dom Pedro IV 24-25, 1200-091 Lisboa, Portugal  
  • Pastéis de Belém - R. Belém, 1300-085 Lisboa, Portugal  
  • Confeitaria Nacional - Praça da Figueira 18B, 1100-241 Lisboa, Portugal
Lisboa siempre tiene algo por descubrir, mi recomendación es alojarse en un hotel céntrico para poder ir a todas partes andando. Nosotros seleccionamos Sofitel Lisbon Liberdade. Dejamos el coche en el mismo hotel, que dispone de aparcacoches y nos dedicamos a disfrutar de la ciudad y sus cafés. Muy importante el desayuno incluido en el alojamiento, imprescindible probar los wafles o las tortitas cocinados al momento. Ahora ya estamos listos para recorrer las calles de Lisboa. Fíjate muy bien en las fachadas de azulejos durante el recorrido, hay auténticas maravillas. 

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes