Le Magazine Accor Hotels
VISITA LOS EDIFICIOS EMBLEMÁTICOS

La mejor ruta arquitectónica de Barcelona

Barcelona es una ciudad muy especial y tiene unos edificios icónicos y peculiares para visitar. Mi recomendación es hacer una ruta por las obras emblemáticas de Gaudí. Es una arquitectura inusual, muy plástica y visual.

Un artículo de Julia Velázquez, autora del blog The U Lifestyle

Empezamos en el Paseo de Gracia, una avenida con mucha vida, tiendas y restaurantes, contemplando la fachada de la Casa Batlló (Paseo de Gracia 43) que no pasa desapercibida por sus colores y sus formas orgánicas que pueden recordar a la silueta de un dragón, sobre todo por el tejado de escamas. Después visitamos el interior de la Pedrera o casa Milá (Paseo de Gracia 92), otra obra indispensable. En este caso, el exterior no es tan llamativo pero el interior es espectacular. Se pueden visitar: la cubierta, el ático y uno de los apartamentos.

Nuestra parada gastronómica

Después de estas dos casas, una parada estupenda para tomar el aperitivo es El Nacional (Paseo de Gracia 24), una antigua fábrica reformada y convertida en un restaurante multi espacio con diferentes bebidas y comidas y una decoración es espectacular.  Para comer, a pesar de que fuimos en noviembre, el tiempo era increíble y disfrutamos de una paella en un chiringuito de la playa viendo el mar y el atardecer. 

La Sagrada Familia y el Pabellón Barcelona

Por último no hay que olvidar la Sagrada Familia, es un edificio que nos dejó boquiabiertos al entrar, es como meterte en un cuento de hadas, con los techos altísimos, las formas de la naturaleza, las luces... me pareció un lugar realmente mágico.  
Otra opción para una mañana cultural en Barcelona es una visita a la obra emblemática del arquitecto Mies Van der Rohe, el Pabellón Barcelona, una pequeña obra de arte de la arquitectura del siglo XX que supuso un cambio de estilo y sigue siendo una referencia. Cruzando la calle está el Caixa Fórum, que tiene unas exposiciones siempre muy variadas y además el edificio merece ser visitado. Hay una azotea modernista preciosa donde puedes tomar algo con las vistas de Montjuic al fondo.

Un concierto para completar el viaje

En nuestro caso aprovechamos la escapada a Barcelona para asistir un concierto que nos hacía muchísima ilusión y sólo se hacía una vez, en el Palau San Jordi. Me gusta estar atenta de los conciertos que se hacen en Barcelona porque muchas veces son únicos en España y es una oportunidad. Después de comer dimos un paseo por la playa que estaba debajo de nuestro hotel, subimos arreglarnos y, finalmente, fuimos al Palau San Jordi a disfrutar de una noche inolvidable.

Nuestro hotel en Barcelona

Me gustó mucho tener el hotel al lado del mar, vivo en una ciudad de interior y el mar es siempre un regalo. Nos alojamos en el Hotel Pullman Barcelona Skipper, un precioso hotel de aspecto muy moderno donde cada mañana al abrir la ventana teníamos unas vistas espectaculares hacia el mar. Tenía una terraza en la última planta con una piscina y unas vistas privilegiadas. Además, toda esa zona, cerca de La Barceloneta, es preciosa para pasear y tomar algo. Tiene mucho ambiente y está muy cerquita del centro. Nosotros íbamos andando disfrutando del buen tiempo y de la ciudad.

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes