Le Magazine Accor Hotels
Lugares de ensueño

Un viaje fino filipino

Es un paraíso para los amantes del buceo, cuenta con unas playas únicas en el mundo y posee una cultura y gastronomía que enamoran a cualquiera. Estamos hablando de Filipinas, un país que poco a poco va reclamando su sitio como destino turístico en el sudeste asiático y que es una de las sorpresas más agradables que ofrece esta zona del planeta.

Arrozales en terrazas, Patrimonio de la Humanidad en Filipinas
Arrozales en terrazas, Patrimonio de la Humanidad en Filipinas

Filipinas es uno de los grandes desconocidos de Asia. Aunque su pasado español está muy presente, el turismo de habla hispana se ha decantado en los últimos años por explorar otros destinos del continente asiático como Tailandia, China, Japón, India, Indonesia o Vietnam. Sin desmerecer a estos países en casi nada, Filipinas se ha quedado un tanto relegado. Pero poco a poco, y sin hacer mucho ruido, la que fuera colonia española durante casi tres siglos va captando la atención del turismo. Ya no es algo raro escuchar a alguien decir que va a hacer un viaje a Filipinas. Todos aquellos que dan ese paso se encuentran con un país nada masificado y con un potencial extraordinario. Por ejemplo, se trata de uno de los mejores lugares de todo el planeta para practicar el buceo. Posee islas paradisiacas con playas que de auténtico ensueño. Cuenta con espacios naturales sorprendentes y, por si fuera poco, su cultura y gastronomía se ganan el corazón, y el paladar, de todo aquel que visita a esta joya del sudeste asiático. Un viaje fino filipino para descubrir un país que en los próximos años se convertirá, con total seguridad, en uno de los destinos de moda. 
Las profundidades marinas de Filipinas
Las profundidades marinas de Filipinas

Naturaleza en su máxima expresión: playas, volcanes, arrozales… y mucho más

Una de las grandezas de Filipinas es que ha sabido conservar su ingente patrimonio natural de una forma admirable. Y eso que está repartido entre la friolera de 7.107 islas que son las que forma este archipiélago convertido en país. Esta circunstancia plantea al turista el reto de moverse de unas a otras, pero eso lo veremos un poco más adelante. Como decíamos, una de las cosas imprescindibles que ver en Filipinas son sus encantos naturales. Uno de sus mayores tesoros está bajo el mar y por este motivo es un paraíso para el buceo. El arrecife de coral de la isla de Tubbataha, el Lago Kayangan en Corón, la posibilidad de bucear entre ballenas en Donsol, o el prolífico fondo marino de la isla de Apo, son algunas sugerencias para practicar este deporte.
Del agua a la arena, porque en un viaje a Filipinas no puede faltar un recorrido por sus mejores playas. Arenales de postal donde, desde el mismo momento en el que se pisa la playa, la rutina y los problemas entran en modo “off”. La playa Blanca de la isla de Boracay se encuentra siempre en las listas de las mejores del mundo. Otros arenales mágicos son los de Corón o el Nido en Palawan, Panglao Island en la isla de Bohol y Puerto Galera en la isla de Mindoro.
En este repaso natural por lo que hay que ver en Filipinas es obligado incluir a los volcanes, porque el archipiélago cuenta con 37 en los que se puede disfrutar de agradables caminatas si las condiciones lo permiten. El Monte Pinatubo y el volcán Taal, son dos opciones recomendables para contemplar la belleza de esos gigantes vivos.
En Filipinas hasta su cultivo más popular, el arroz, es una atracción turística en sí. Basta con desplazarse hasta la cordillera norte de Luzón para contemplar en sus empinadas laderas el espectáculo de los arrozales. Especialmente en los momentos previos a la cosecha, la imagen de los bancales verdes es una de las más impactantes que nos brinda este país.
Pero no todo en Filipinas es naturaleza, aunque esta vertiente ocupe una parte muy importante. El archipiélago es también su cultura, su gastronomía y el carácter abierto y amable de sus gentes. Porque para las personas de habla hispana resulta relativamente sencillo entender el tagalo, un idioma que adapta numerosas palabras en castellano. Y Filipinas también es Manila, su bulliciosa capital donde se mezcla el legado español con las características propias de una gran urbe asiática.
Paisaje de las Islas Busuanga, Filipinas
Paisaje de las Islas Busuanga, Filipinas

El reto de moverse entre de 7.107 islas

La idea tradicional que tenemos de movernos por un país cambia por completo cuando aterrizamos en Filipinas. Moverse entre las 7.107 islas que conforman el archipiélago es un apasionante reto que se solventa sin problemas. El ferri es una opción muy popular y cómoda, mientras la bangka (pequeña canoa) se usa para los trayectos muy cortos. Si las distancias son más elevadas la mejor alternativa es el avión, ya que Filipinas cuenta con varias compañías locales que hacen las rutas de forma económica.

Vous avez aimé ? Partagez !

¿Quieres saber más?

Continuar con el viaje

NUESTRAS GUÍAS NUESTROS HOTELES EN FILIPINAS

Aleatorio

Más ideas de viajes