Le Magazine Accor Hotels
UNA MELANCOLÍA LLENA DE VIDA

¿Por qué se dice de Oporto que tiene una belleza decadente?

Seguro que alguna vez has escuchado hablar del encanto decadente que posee Oporto... ¡Sigue leyendo y descubre por qué!

Barroca, caduca y melancólica. ¿Qué será lo que tiene Oporto que todos los visitantes acaban siendo seducidos por su decadencia?

Una ciudad tan hermosa como melancólica

¿Habías oído en alguna ocasión la palabra saudade? Es un concepto difícil de definir. Un sentimiento de nostalgia que encierra la melancolía de la distancia de otro tiempo o de otro lugar. Las callejuelas de Oporto son un ejemplo vivo de esa tristeza que parece adherirse a las fachadas alicatadas del Barrio de la Ribeira o a los adoquines de la Rúa da Fonte Taurina.  
Ésta es una de las zonas más animadas de la ciudad, genial para disfrutar de las especialidades portuenses como la Francesinha, los bolinhos de bacalao o el vino Oporto. Sus empinadas calles aparecen salpicadas de miradores que permiten contemplar la urbe en todo su esplendor. Merece la pena tomar el ascensor de Ribeira y disfrutar de las vistas sobre el Duero o subir los 240 escalones de la Torre de los Clérigos para tener una perspectiva diferente de la arquitectura, los colores y la luz de la ciudad.  
Ya al caer la tarde, el instinto viajero te pedirá que te acerques hasta la orilla del río. En Cais da Ribeira, muy cerca del hotel ibis Porto Centro, dispones de infinidad de opciones para realizar una travesía fluvial. Es un plan perfecto para poner punto final a la jornada y tomar algunas de las instantáneas más hermosas del puente Don Luis I, todo un símbolo de la ciudad. 

La perla de la desembocadura del Duero

¿Y todavía te preguntas por qué Oporto es la ciudad de la belleza decadente? Paseando entre las bodegas del puerto, los barcos rabelos que tradicionalmente transportaban el famoso vino de la zona y el olor a sardinas asadas serpenteando entre sus estrechas callejuelas, resulta complicado no sucumbir al encanto de esta urbe. 
Pero no viajes con ideas preconcebidas, porque lo maravilloso de esta ciudad no siempre se presenta de manera tan evidente como en la Iglesia do Carmo, con su característica fachada de azulejos azules, en los tranvías que parecen de juguete o en la sobrecogedora catedral de la Sé. En ocasiones es una belleza maquillada de cotidianeidad, como una mañana en el Mercado do Bolhao, u oculta tras alguna puerta, como sucede con la impresionante Livraria Lello e Irmao, la librería neogótica que inspiró algunos de los escenarios de la saga Harry Potter, o el emblemático Café Majestic, donde bohemios, románticos y curiosos se dan cita a la hora del desayuno.

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes