Le Magazine Accor Hotels
1 HORA, 1 DÍA, 1 SEMANA

5 ciudades donde los helados te harán la boca agua…

¡Los destinos más dulces para explorar sin moderarse!

El calendario marca una cita con la gula… Con motivo del «Día del Helado de Chocolate», tu viaje se convierte en una escapada al dulzor. Bajo los rayos de sol de este inicio de verano, ¡déjate tentar por ciertos placeres azucarados! Sal a descubrir los mejores helados de tu destino para condimentar tus vacaciones con unas «pausas refrescantes» memorables.

¡Viva el ice cream de chocolate en Nueva York !

La cremosidad es la seña de identidad del helado estadounidense, y Nueva York una de sus ciudades de origen. Ligero y cremoso, ¡es inútil intentar resistirse! Encontrarás una amplia variedad de placeres: al clásico sundae con vainilla y canela, comprado en  un camión de helados, le siguen las originales propuestas de las franquicias de bistrós del East Village. 
Pero tu estancia en Nueva York no debe limitarse a Manhattan. A unas estaciones de tren del centro, te encontrarás en el corazón del Park Slope. Tras caer seducido al instante por este agradable barrio de Brooklyn, recorre sus apacibles callecitas llenas de árboles y de «brownstones» (casas en piedra de arenisca roja). Al atravesar la 5ª Avenida para llegar a Prospect Park, pasas delante de lo que te parecerá la catedral del chocolate. Tienes que parar… en The Chocolate Room te deleitas con un «chocolate ice cream» inolvidable...

¡Helados de última generación en el corazón de París!

¡El placer del helado en estado puro! Congelados con nitrógeno en un abrir y cerrar de ojos, los helados de nueva generación, preparados delante de ti, son una delicia: lisos y suaves sin una pizca de hielo que rompa su uniformidad para optimizar su degustación. Un concentrado de dulzor en el que se subliman los aromas y sensaciones de la combinación de tu elección. El que ha probado ya esta delicia glacial de nueva generación no puede evitar reincidir … 
De fin de semana en París, deambulas sin un rumbo fijo por las calles de la parte antigua, absorto aún en el recuerdo de los cuadros que has visto unos instantes antes en el Pompidou. El escaparate de Nitrogénie y sus elaboraciones congeladas con nitrógeno llaman tu atención. Resistes a la tentación de un helado de menta y chocolate y te decantas finalmente por la vainilla y la crème brûlée. Con la tarrina en la mano y la cucharilla en la boca, te dejas llevar por el placer del momento mientras te encaminas lentamente hacia las callejuela del barrio de Marais … 

¡Gelatissimo! El helado al más puro estilo romano

Italia y su legendaria dolce vita… ¡Sol, antiguas ruinas y placeres culinarios! Aquí el helado es un asunto serio y forma parte de los tesoros nacionales. En las "gelaterias", ¡las combinaciones y variedades de esta delicia no tienen fin! Todas las mezclas están permitidas: trufa, bombón gianduia o galleta de macarrón. Pero es quizás su presentación más sencilla, una fría y cremosa bola sobre un crujiente cucurucho, la más sabrosa...
Tu semana en Roma se termina con un gran descubrimiento: tres obras de Caravaggio escondidos en una de las capillas de la iglesia de San Luis de los Franceses, a unos pasos del Panteón y de la Plaza Navona. Se acerca el fin de la tarde y los rayos del sol todavía lanzan destellos sobre los adoquines. La terraza del Giolitti, toda una institución romana en cuestión helados, aparece ante ti invitándote insinuante a una merecida pausa. Terminas tu escapada cediendo ante el ritual del helado italiano. ¡Simplemente exquisito!

El helado en todas sus formas, en Girona

Se acabaron los sempiternos «¿fresa o vainilla?», «¿en cucurucho o en tarrina?» desde que algunos aventureros tan talentosos como innovadores decidieron revolucionar el mundo del helado. De parmesano, de aguacate, de espárragos y de trufa, ¡sus sabores sacan a las papilas gustativas de su letargo! Estas suculentas elucubraciones se traducen también en polos multiformes, ¡rebosantes de colores y de aromas! 
Lo puedes constatar saboreando un sorbete de naranja sangina y mango en Rocambolesc. Después de esta pausa de notas frutales, tu visita a Girona continúa, cámara en mano, por el cercano puente de les Peixateries Velles. Mientras los rayos del sol languidecen, captas los colores y las sombras que destilan las casas que bordean el río Oñar. 

En el país del sol naciente y de los helados verdes

El arte del helado también se cultiva en Japón. El choque cultural está garantizado en los puestos locales: ¡helados de pescado, de salsa soja, de medusa o de fideos! Aquí las tonalidades de verde se transforman en sabores tan asombrosos como delicados: helados de té verde, de algas wakame o del emblemático wasabi, que no se limita a acompañar al sushi.
Estupefacción, sorpresas y descubrimientos jalonan tu estancia en Tokio. Lleno de curiosidad, ¡multiplicas las visitas a la heladería y pruebas todas las experiencias gustativas! Te dejas seducir por los sabores y el refinamiento de la cocina japonesa. Junto con el sushi de ternera que se derrite en tu boca, ¡el helado de wasabi es uno de tus mejores hallazgos!

Vous avez aimé ? Partagez !

¿Quieres saber más?

Continuar con el viaje

Nuestras guías de destino Todos nuestros hoteles

Aleatorio

Más ideas de viajes