Viena
 

La guía - Viena

Tierra natal de los Habsburgo, Viena ha sido durante muchos siglos la capital de Europa, y por consiguiente, un destino fundamentalmente orientado al patrimonio. Un patrimonio artístico, arquitectónico o gastronómico, rico a partes iguales.

Tras los pasos de los Austrias

Le damos la bienvenida a la Viena imperial, la de los palacios y los fastos, la de los Habsburgo, la familia soberana de Austria. Construido en el siglo XIII y terminado en el siglo XX, el palacio imperial de Hofburg refleja tanto los sobresaltos dinásticos como las sucesivas evoluciones arquitectónicas, por lo que presenta la mayoría de las corrientes existentes. Gótico, renacentista, barroco, las 18 alas del castillo revelan toda la grandilocuencia de esta familia. Además del museo de Sissi y de la Cámara del Tesoro, tómese el tiempo para visitar la espectacular sala de ceremonias de la biblioteca.
Mientras que Hofburg era la residencia de invierno de los Habsburgo, el castillo de Schonnbrünn era la residencia de verano. De hecho, este antiguo pabellón de caza fue transformado en todo un Versalles vienés a lo largo de los siglos. Su arquitectura rococó, la desmesura de sus 1441 habitaciones, el exceso de su jardín y de su parque, lo convierten en un lugar imprescindible del patrimonio vienés.

Cuna de la Europa de las Bellas Artes

Viena es, en el siglo XIX concretamente, el laboratorio artístico de Europa. Aquí vivieron algunas de las mentes creativas más importantes. A unos cuantos metros de Hofburg, encontrará sin problema el barrio de los museos, el «MQ», y en concreto las puertas del Museo Leopold, donde están expuestas numerosas obras maestras de Schiele. En el Kunsthistorisches descubrirá toda la grandeza del patrimonio artístico vienés. Además de su arquitectura neorrenacentista materializada en una fachada y una escalera sorprendentes, el Museo de Bellas Artes de Viena acumula un fondo artístico particularmente vasto. Todas las escuelas, todos los periodos de la historia del arte están representados en él, desde bustos egipcios hasta el siglo XVIII. Pieter Brueghel, Tiziano, Velázquez o Arcimboldo le acompañarán en su paseo.
En el Pabellón de la Secesión, contemple todo este movimiento artístico que se extendió por toda Europa a través del art nouveau. Personificado en concreto en Klimt, descubrirá en este lugar de arquitectura soberbia, un vanguardismo sorprendente donde priman la forma vegetal y la ensoñación, como revela el friso de Beethoven de Klimt.

Encuéntrela en el Innere Stadt

Cuando se trata de música y de clasicismo, Viena viene a la mente instantáneamente. Hay que admitir que la lista de músicos vieneses no tiene parangón: Mozart, Beethoven, Brahms, Schubert, Mahler… Elevada al rango de tesoro nacional, la música está presente tanto en las conversaciones más banales de los vieneses, como en las representaciones más prestigiosas de la Wiener Staatsoper. Este prestigioso edificio es visita obligada si quiere descubrir Viena, tanto como la casa de Mozart o de Beethoven. En el gran bulevar Ring, pase por debajo de las arcadas barrocas y suba unos cuantos escalones para encontrarse en una sala de recepción dominada por la famosa escalera. Detrás de las puertas del escenario, la magia opera cada noche gracias a una acústica particularmente notable.

En la encrucijada de sabores y caminos

Viena ofrece una apetitosa perspectiva de Europa central, a través de una retahíla de especialidades y de buenos lugares donde comer. Sería una pena perderse esta Viena de gourmets que encuentra unos de sus mayores exponentes en los beisel, unas berenjenas típicamente vienesas. En el menú del beisl Beim Czaak, puede encontrar todo lo que hay que comer en la gastronomía vienesa, y disfrutar de una atmósfera entre bar de barrio y cervecería. Desde el escalope a la vienesa hasta el estofado vienés, el Tafelspitz, Beim Czaak ofrece una cocina no precisamente de dieta pero de lo más sabrosa. Entre estos platos y jarras de cerveza, descubrirá una Viena vibrante y amistosa, a años luz del prestigio de los grandes cafés.

Sin embargo, sería una lástima pasar por Vi
ena sin degustar uno de los excelentes cafés con nata cuyo secreto está custodiado por los baristas del Demel K.u.K Hofzuckerbäcker. Acomódese en una mesa del «Demel», pida un buen trozo de tarta Dobos, la especialidad de la casa, y disfrute de la excelencia de esta institución fundada en 1786.
Es como si cada piedra de Viena llevara el peso de los siglos. De sus palacios imperiales a las cafeterías más prestigiosas, la ciudad concentra una cantidad extraordinaria de monumentos y de museos. En sus clubes de moda o en los palcos de su Ópera Nacional, la ciudad de Mozart y de Sissi sigue vibrando al ritmo de su tiempo. Después de todo, es aquí donde nació el vals...

Si te gusta este artículo, ¡compártelo!

Hoy
45 sugerencias de visitas y actividades / 21 hoteles

Si te gusta este artículo, ¡compártelo!

Qué hacer en Viena

Ver los eventos en


Nuestros hoteles en Viena

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate