Sídney
 

Cómo sacar el máximo partido de Sídney en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Sídney? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.



▼ Ver las actividades

Su viaje a Sídney empieza en el barrio Circular Quay, uno de los símbolos imprescindibles de Australia. Aquí es donde se encuentra la Sydney Opera House, emblema de la ciudad con su característica forma, y aquí es donde se gesta la historia moderna australiana. Como los primeros colonos ingleses que desembarcaron en este barrio, frente a la bahía de Sídney, adéntrese en las largas avenidas que se extienden ante usted. Rápidamente, descubrirá las hermosas fachadas de Custom House, construidas en 1845, y que actualmente albergan un museo, además del museo de Sídney, edificado sobre las ruinas de un antiguo palacio gubernamental del siglo XVIII. Continúe subiendo por la avenida hasta llegar a los pies de la Sydney Tower Eye que domina toda la ciudad. Las vistas son magníficas y desde las alturas puede ver algunos hitos de Sídney, como el barrio The Rocks, su siguiente parada.
Situado en uno de los extremos de Circular Quay, The Rocks es uno de los barrios de visita obligada en el Sídney histórico. Almuerce en Pony Dining para tomarle el pulso a este antiguo barrio donde antes se codeaban carteristas y marineros australianos. A solo unos pasos de allí, disfrute de las vistas sobre Harbour Bridge y la bahía de Sídney. En esta profusión de calles comerciales y de almacenes rehabilitados se escribieron las primeras páginas de la nación australiana. Siguiendo los pasos del fundador de la ciudad Arthur Phillip, descubrirá su efervescencia cultural mientras asiste a un concierto espontáneo, entre estas calles de estrechas fachadas victorianas.
Cae el día. Ha llegado el momento de marcar para siempre su viaje a Sídney con una velada en la Sydney Opera House. Contrapunto occidental de Uluru, la montaña sagrada aborigen, el emblema de toda una ciudad y prácticamente de la nación, le promete una noche inolvidable. De la ópera a los conciertos de folk, del ballet al espectáculo cómico, todos los estilos artísticos tienen cabida en este edificio, con una programación de unos cuarenta espectáculos por semana. Además de cultivar el espíritu, puede darle una alegría al paladar gracias a los restaurantes de la zona mientras deja que le envuelva la noche australiana.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

Por la mañana, su viaje a Sídney comienza regresando hacia Circular Quay, pero para volver a alejarse. Tome un ferry que le llevará de este céntrico barrio a Manly, al noroeste de la ciudad. Esta ciudad balneario tiene la particularidad de ofrecerle dos frentes marinos: uno del lado del océano Pacífico y otro del lado de la bahía de Sídney. Solo tiene que elegir dónde tomarse su primer brunch australiano. Tome el característico camino de Manly Scenic Walkway para contemplar Watsons Bay desde las alturas del Sydney Harbour National Park y busque Queenscliff, una playa apreciada por los surferos. Póngase el bañador porque las condiciones meteorológicas de esta larga playa de arena fina permiten aprender las bases del surf. ¡Este viaje a Sídney está lleno de nuevas sensaciones!
Ahora que las olas ya no tienen secretos para usted, ha llegado el momento de extender la toalla y plantar la tabla en la arena caliente de Bondi, la playa de Sídney más conocida. Al ver a todos los surferos en la Campbell Parade justo detrás de usted, entenderá que la reputación de esta inmensa playa traspasa las fronteras australianas. Tanto de día como de noche, las actividades de surf se desarrollan en un ambiente distendido y deportivo, auténticamente australiano.
Después de esta jornada de iniciación deportiva, llega el momento de disfrutar del famoso ocio australiano. Para ello, diríjase a Newtown, uno de los barrios de moda. De cafeterías a boutiques de diseñadores, las maravillosas fachadas de colores del barrio atraen a una población joven y creativa, que generalmente se concentra en King Street. Durante su excursión por las calles rebosantes de street art, no tendrá problemas en encontrar establecimientos que ofrecen irresistibles espectáculos de burlesque.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

En su último día en la metrópolis australiana, regálese una mañana lúdica en el Darling Harbour, parque de ocio, y termine su viaje a Sídney con una nota familiar. En esta antigua zona portuaria rehabilitada, la bahía se abre ante usted mientras atraviesa el Pyrmont Bridge, uno de los ancestros de Sídney y primer puente giratorio del mundo. En el Lindt Chocolate Café, compre una bebida caliente para llevar y ponga rumbo a The Outback Centre, una de las instituciones culturales del barrio. The Outback Centre, que funciona como galería, centro comercial y enclave conmemorativo, es perfecto para aprender más sobre los aborígenes y sus tradiciones. En el exterior, los sonidos tribales de un didgeridoo le llaman. Todas las tardes se dan conciertos de este instrumento, que recuerdan la importancia del pueblo aborigen en Australia. Puede escucharlo tranquilamente mientras saborea un sándwich de vegemite, esta crema para untar salada típicamente australiana que acompaña, día a día, su viaje a Sídney.
Termine su viaje a Sídney con un toque extravagante visitando el barrio nocturno de la ciudad: Kings Cross. Los bares son tan numerosos como las nacionalidades que se cruzan en este barrio tan apreciado por los viajeros. Aquí se encuentra en pleno corazón bohemio de la ciudad, y parece que la noche no acaba nunca si entra en el Kings Cross Hotel y su bar clandestino de ambiente rockero en el subsuelo. Si lo que quiere es disfrutar del aire fresco, suba a la azotea para contemplar el bullicio de Kings Cross desde las alturas. Le esperan otros planes nocturnos bajo la emblemática valla publicitaria de Coca-Cola.
Sídney es una ciudad que refleja a la perfección el estilo de vida australiano. En sus playas o en sus bulevares, por encima de las olas o de los edificios, flota una atmósfera disentida y relajante. Tanto de noche como de día, Sídney presenta una diversidad cultural única en todo el continente oceánico, y que se cristaliza en su patrimonio tan reciente como moderno.

< Día 2

Nuestros hoteles en Sídney

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate