Roma
 

Cómo sacar el máximo partido de Roma en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Roma? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.



▼ Ver las actividades

Desde su legendaria fundación a cargo de dos hermanos que fueron criados por una loba, hasta su estatus actual como capital de Italia, pasando por las obras maestras del Renacimiento, Roma se ha ganado el apodo de Ciudad Eterna. Sede del papado, centro del Imperio Romano, cuna de la civilización occidental y del derecho, la ciudad es un monumento al aire libre donde cada calle, cada fachada y cada fuente supone un placer para los sentidos.

Su estancia comienza en el Capitolio, la más pequeña y central de las 7 colinas de Roma y en la que se encuentra la plaza del mismo nombre, una de las plazas más bellas del mundo, diseñada por Miguel Ángel. Allí hallará el Museo Capitolino, el museo más antiguo del mundo, que contiene obras maestras de la Antigüedad. En la plaza también se encuentra el Palazzo Senatorio, actual sede del Ayuntamiento.

Bajando hacia el sur se llega al foro. Este centro de la ciudad servía durante la Antigüedad como plaza pública donde los romanos discutían, debatían y regateaban. Una buena oportunidad para caminar al aire libre entre restos de templos y basílicas y entender un poco mejor la vida romana de la época.

El paseo por el foro le llevará hasta el Coliseo, un enorme anfiteatro, el más grande de todo el Imperio Romano, y posiblemente el monumento más famoso de la ciudad. Su imagen está unida a la de los terribles combates entre gladiadores y fieras, pero no hay que olvidar que también se podía asistir en él a batallas navales, lo que da una idea del poder del Imperio en aquel momento.

Bajando un poco más aún hacia el sur descubrirá otro vestigio monumental del Imperio Romano: el Circus Maximus, cuya capacidad para 250.000 espectadores lo convierte en el mayor recinto deportivo que el mundo ha conocido, pero también en un espacio verde en el que resulta muy agradable caminar.

Según el tiempo que tenga y sus apetencias, puede continuar su recorrido por la antigua Roma con la visita a las Termas de Caracalla, al Mercado de Trajano o al monte Palatino.

Al final de la tarde, regrese al norte del foro para descubrir el centro de la ciudad y su famosa Fontana de Trevi, uno de los símbolos de la ciudad. Magnífico ejemplo de arte barroco, de esta fuente proviene la tradición de lanzar una moneda para atraer la buena suerte o pedir un deseo. No dude en lanzar usted mismo una moneda, el dinero es recogido por el Ayuntamiento y distribuido a organizaciones benéficas.

Aproveche también para degustar un helado en San Crispino, justo al lado: después de todo, ¡también uno va a Italia por los gelatti!

Día 2 >

▼ Ver las actividades

Al día siguiente cambiamos de país y nos dirigimos al Vaticano. Es preferible ir muy temprano, ya que el lugar es muy visitado y la espera puede ser muy larga si llega demasiado tarde. En el interior, puede visitar la famosa Capilla Sixtina y su techo mundialmente famoso, pintado en parte por Miguel Ángel.

Una vez fuera de los Museos del Vaticano nos adentramos en la iglesia más famosa de la cristiandad, San Pedro del Vaticano, que es la iglesia parroquial del Papa. En el interior de este majestuoso edificio, no se olvide de observar la Pietà de Miguel Ángel y los pies de la estatua de San Pedro, erosionados por la tradición de ser besados por los peregrinos que entraban en la basílica.

Después de esta mañana bastante intensa, la tarde será más tranquila. Estará dedicada a un paseo por las plazas más hermosas de la ciudad, empezando por la Piazza Navona, en la que descubrirá la Fuente de los Cuatro Ríos de Bernini, después la Piazza di Spagna, situada en el barrio de las boutiques de lujo, y finalmente la Piazza Venezia, en la que se encuentra el monumento a Víctor Manuel II. Por la noche, una pizza en Da Ricci o en Dar Poeta debería satisfacer la fama de la capital mundial de este plato.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

Para su última jornada en Roma cuenta con un guía excepcional: el director Nanni Moretti. En su película "Caro Diario" presenta los barrios más hermosos de la ciudad en función de sus fachadas. Si desea seguir fielmente el camino que él recorre con su inseparable Vespa, empiece en el distrito de Garbatella, una zona residencial de los años 20 al sur del centro de la ciudad, y luego diríjase a Spinacetto, más al sur aún, para poner rumbo a Casal Palocco, un barrio diseñado en los años 30 por el gobierno fascista que más tarde se convertiría en un barrio residencial burgués. Diríjase por último a Ostia, a la orilla del mar, para recogerse, como el director, en el lugar donde fue asesinado Pier Paolo Pasolini.

Disfrute de su última noche en Roma para salir de fiesta y descubrir la experiencia de la vida nocturna en la capital italiana. Ponga rumbo al Trastevere, en el que se concentran numerosos restaurantes y bares, al barrio de Testaccio para encontrar discotecas, o a las orillas del Tíber para tomar una copa en un ambiente agradable, especialmente en verano.

Pensar que tres días bastarían para saber todo sobre la Ciudad Eterna sería presuntuoso. Sin embargo, esta breve estancia podrá descubrirle lo esencial, además de reservar un poco de tiempo para disfrutar de la atmósfera única de la capital italiana. Si tiene la oportunidad de pasar un poco más de tiempo en la ciudad, no se pierda los numerosos palacios, cada cual más suntuoso, que pueblan la capital, como es el caso del Palazzio Farnese, el Castillo de Sant'Angelo o la Villa Borghese. Por no hablar de un salir un poco de la ciudad para conocer el Vesubio y la ciudad de Pompeya…

< Día 2

Nuestros hoteles en Roma

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate