París
 

Cómo sacar el máximo partido de París en 3 días

¿Estás planificando un viaje a París? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.



▼ Ver las actividades

Su escapada a París empieza en el Campo de Marte, donde le recibirá la gran embajadora de la capital: la Torre Eiffel. Desde la segunda planta, o desde la cima para los más aguerridos, abarcará toda la ciudad de un solo vistazo gracias a la magnífica panorámica de los tejados parisinos que ofrece la Dama de Hierro. Entre ellos, sin duda el de los Inválidos captará su atención, con su brillante cúpula recubierta con más de diez kilos de oro fino. Al pie de la torre, las amplias zonas de césped son idóneas para disfrutar de un pícnic.
Una vez terminado el almuerzo, continúe su escapada a París haciendo escala en el Museo de Orsay. Instalado en el recinto de una antigua estación de tren, contiene más de 3500 lienzos y casi otras tantas esculturas de los siglos XIX y XX. Entre ellas, obras maestras del patrimonio artístico mundial como El origen del mundo de Gustave Courbet, Almuerzo sobre la hierba de Edouard Manet o La pequeña bailarina de catorce años de Edgard Degas.

Continúe recorriendo los muelles del Sena y sus ineludibles puestos de libros antiguos hasta la imponente fachada de la catedral de Notre Dame de París. Con su esplendor gótico, esta musa de Víctor Hugo impresiona tanto por los detalles de su fachada como por la majestuosidad de su interior, dominado por una nave de 60 metros de largo.

Aproveche su
escapada a París para meterse en la piel de los franceses, siéntese en la terraza de una cafetería cerca de la fuente Saint Michel. Desde la placita, contemple cómo se iluminan las célebres torres de la catedral mientras cae la noche. Un espectáculo total.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

El segundo día de su escapada a París empieza al pie de las Pirámides... del Louvre, por supuesto. No se deje engañar por la sobriedad de la pirámide de cristal instalada en 1989 en el centro del patio Napoleón: alberga el museo de arte más grande del mundo, con una colección de varios centenares de miles de obras. Cuadros (la misteriosa Gioconda), esculturas (la Venus de Milo) y vestigios arqueológicos se exponen a los visitantes. Una mañana entera no basta para comprender el alcance de su riqueza.

Cuando haya tenido suficiente cultura, haga un descanso en el
Jardín de las Tullerías. Este oasis de vegetación en el corazón de un barrio de lo más turístico recorre la rue de Rivoli, una calle chic donde se alinean hoteles, restaurantes y tiendas de lujo. Aquí puede darle un giro a su escapada a París con un primer aperitivo del lujo parisino.
Justo a tiempo, pues llega a la Plaza de la Concordia, al pie de la cual se extiende como una alfombra roja «la avenida más hermosa del mundo». Voilà! Se encuentra ante los Campos Elíseos, una postal titilante adornada por el Arco del Triunfo como una corona. Déjese llevar y deténgase en uno de los pasos de cebra en medio de la calzada: desde este punto tomará algunas de las fotos más hermosas de su escapada a París.

Sorprendentemente, puede hacer que la tarde sea todavía más parisina regalándose una pausa en el salón de té Ladurée. Su fachada verde anís destaca entre el bullicio de la avenida y anuncia la dulzura que le espera en el interior: un té o un chocolate caliente, pero sobre todo, macarons. Este inimitable pastelito de todos los colores es uno de los símbolos más deliciosos de la capital de la gastronomía. Cultura, compras y placer para el paladar: esta segunda jornada le permite fundirse plenamente con el espíritu parisino.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

París, ¿capital mundial del amor? Llega el momento de comprobarlo en persona recorriendo el París de las canciones. Suba hasta la cima de la colina de Montmartre, donde se mantiene intacta el alma de la ciudad tal como la cantaban Edith Piaf y Charles Aznavour. Las calles son estrechas, adoquinadas, sinuosas, las tiendas son bohemias y apuestan por la nostalgia. En las plazoletas, los artistas exponen sus lienzos e invitan al público a posar.
Aún faltan unos escalones para llegar a la Basílica del Sagrado Corazón. Si bien su arquitectura romano-bizantina y curvilínea se presta maravillosamente a las fotos, los más avispados le darán la espalda para disfrutar de las vistas excepcionales de la ciudad que ofrece Montmartre. La Torre Eiffel, el Panteón, la Torre Montparnasse... desde este punto son visibles los principales monumentos, sin duda el lugar más romántico de la capital.

Al bajar la colina, deje atrás el romanticismo para entrar de lleno en el París
más atrevido. ¿Qué sería de una escapada a París sin una escala en Pigalle, el barrio pícaro donde los escaparates de lencería fina se disputan la atención de los curiosos con los puestos de tentempiés para llevar? Sin embargo, hay un lugar sobre el que todo el mundo está de acuerdo: el Moulin Rouge. Es el corazón del barrio, el testigo de una edad de oro, el alma del París canalla donde aún se agitan cada noche las faldas de cancán. Es un secreto bien guardado, en el Bar à Bulles de La Machine puede comer o tomarse una copa con unas vistas inauditas de las aspas del Moulin.
Para terminar esta escapada a París, diríjase un poco hacia el oeste hasta el cementerio de Père Lachaise. Raras veces un lugar de descanso eterno ha sido más bucólico, poético o turístico. Así es, pues hasta aquí peregrinan visitantes del mundo entero para rendir homenaje a las numerosas personalidades que en él descansan. Si se deja llevar entre los árboles, y siguiendo los senderos, se cruzará con Jim Morrison, Frédéric Chopin, Honoré de Balzac, Marx Ernst, La Fontaine y hasta Molière. Este camposanto es una vibrante ilustración del apego de la capital francesa por los artistas.
C'est fini! Ya ha conocido París, ciudad chic y cultivada, bohemia y terriblemente romántica. Pero cuidado, como es muy coqueta seguro que ya le ha guiñado el ojo para convencerle de que vuelva. París, una historia de amour

< Día 2

Nuestros hoteles en París

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate