Lisboa
 

Cómo sacar el máximo partido de Lisboa en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Lisboa? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.



▼ Ver las actividades

bold;Su viaje empieza en la parte oeste de la ciudad. Visite el barrio de Belém, si es posible por la mañana temprano, para contemplar los primeros rayos de sol sobre la torre de Belém. Las vistas de esta torre defensiva, estratégicamente situada en la desembocadura del Tajo, le transportan a través de los siglos. Es una manera magnífica de empezar la jornada.
Llega el momento de encaminarse al monasterio de los Jerónimos. Testigo monumental de la riqueza de los descubrimientos portugueses por el mundo, este edificio religioso fue construido en conmemoración del regreso de Vasco de Gama, tras su viaje a la India. Su esplendor le permite tomar conciencia de aquella época de exploraciones y de descubrimientos. Le deslumbrarán los detalles y la artesanía que se despliegan ante usted.
A dos pasos, el Padrão dos Descobrimentos (Monumento de los Descubrimientos) es un lugar espectacular, erigido en memoria de los navegantes portugueses del siglo XV y XVI. Un mapa medieval trazado en el suelo de mármol es la prueba de las grandes exploraciones planetarias que realizó el país a lo largo de los siglos.
Aproveche este viaje a Lisboa para sucumbir a las deliciosas tentaciones de los pasteles de Belém, la ocasión perfecta de tomarse un pequeño descanso y de recuperar un poco de energía antes de continuar.
Continúe la visita pasando por el MAAT, el Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología. El benjamín de la escena cultural lisboeta propone exposiciones internacionales con unos exteriores que le dejarán sin aliento: sus azulejos reflejan la luz del sol y la terraza forma una extensión natural del paseo a lo largo del Tajo.
Para la primera noche de este viaje a Lisboa, diríjase al barrio de Cais do Sodré y a la rua do Alecrim, la famosa calle rosa, bastión de la noche lisboeta. Vaya a Largo de Camões para mezclarse con el gentío de los locales y descubrir una nueva cara de la capital.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

Su viaje a Lisboa continúa en el parque Eduardo VII. En este pulmón verde, descubra el impresionante espejo de agua frente a la terraza del café Linha d'Água antes de contemplar las excepcionales vistas que ofrece el parque sobre la ciudad y el río más abajo: será una buena manera de contemplar el abanico de posibilidades de este viaje a Lisboa. A continuación, explore el jardín tropical de Estufa Fría y su impresionante invernadero de plantas y árboles exóticos salpicado de cascadas y de encantadoras charcas.
Encamínese al centro, a Baixa, por la Avenida de Liberdade, la avenida más elegante de la ciudad. Es el momento de hacer unas compras durante su viaje a Lisboa, porque todas las grandes marcas se encuentran allí. Deguste las tapas de la Taberna Ibérica, a dos pasos de la Praça de Alegria, o siéntese a tomar un café y un pastelito típico en la institución portuguesa que es la Fábrica da Nata, al pie de la avenida.
Diríjase al Rossio, nombre histórico de la plaza de Dom Pedro IV, el corazón de la ciudad. Todos los grandes eventos culturales y sociales se celebran allí, y para los habitantes es el lugar preferido para reunirse. Estudiantes, trabajadores y visitantes, aquí es donde se encuentra todo el mundo. Acomódese en la terraza para tomarse un café y observar como late el corazón de la ciudad al ritmo de sus habitantes.
Elévese en este viaje a Lisboa y tome el ascensor de Santa Justa. Esta imponente estructura de hierro forjado fue construida en 1902 para unir dos barrios: el Chiado y la Baixa. Símbolo de la era industrial, ofrece unas vistas únicas de la ciudad.
Descienda en dirección del Tajo y del barrio de Ribeira das Naus, antiguo astillero de los navíos portugueses de exploración. La modernizada zona ofrece un marco excepcional que recuerda la orilla del mar para darse un paseo a lo largo del río, una vez caída la noche. Un sitio ideal para disfrutar de las vistas sobre esta extensión de agua y de una agradable velada entre conciertos al aire libre y hamacas.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

El último día de su viaje a Lisboa empieza en la Baixa. Sus calles ordenadas y sus sublimes edificios como el Arco del Triunfo y la calle Augusta demuestran la influencia crucial del estilo arquitectónico pombalino. La ordenación de esta zona es el resultado del trabajo del marqués de Pombal quien, tras el seísmo de 1755 que destruyó Lisboa, decidió distribuir el espacio en cuadrantes para realizar un plano de la ciudad equilibrado, con una estructura sólida y resistente. Admire las dimensiones de las siete calles alineadas detrás de la Praça do Comércio y de las otras dos grandes plazas que bordean los espacios de este barrio de geometría precisa y jerarquizada.
Continúe en dirección a la catedral Santa Maria Maior de Lisboa, construida tras la reconquista de la ciudad en 1147. Casi mil años después, y tras haber sobrevivido a múltiples catástrofes, la que también se conoce como la Sé Patriarcal sigue constituyendo uno de los esplendores del paisaje del barrio de Alfama. Su visita a Lisboa continúa por la parte más antigua de la ciudad, auténtico laberinto de estrechas calles adoquinadas. Camine sin rumbo por esta zona llena de autenticidad que ha conservado el diseño sinuoso de sus calles. En este poblado que resistió al seísmo, puede observar la vida cotidiana de las familias del barrio, de espíritu popular intacto, con la ropa tendida en las ventanas y las barbacoas en los portales como testimonios de momentos del día a día que solo se producen aquí.
Disfrute de una pausa para descubrir una de las más hermosas vistas de su viaje a Lisboa, la que ofrece el mirador das Portas do Sol. Relájese en el bar que lleva el mismo nombre para admirar las vistas de los tejados del barrio y del río más abajo.
Por último, diríjase al castillo de San Jorge, que se alza en la colina más alta de la ciudad. Su perspectiva única lo ha convertido en un lugar estratégico a lo largo de los siglos. Le ofrecerá una experiencia fuera del tiempo, acentuada por la lentitud del famoso Tram 28, la máquina más antigua de la ciudad, que le llevará a su destino sin prisa. Es garantía de un paisaje ideal para esta última noche, la manera perfecta de terminar su viaje a Lisboa.
La ciudad se descubre a pie y se desvela en las alturas. Cada esfuerzo merece su recompensa y cada punto de observación ofrece una perspectiva única y la ocasión para detenerse a contemplar lo que convierte a Lisboa en un lugar sublime y marcado por los siglos.

< Día 2

Nuestros hoteles en Lisboa

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate