Burdeos
 

Cómo sacar el máximo partido de Burdeos en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Burdeos? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.



▼ Ver las actividades

El día comienza en la plaza de la Bolsa. Comience su viaje a Burdeos visitando esta plaza, que ocupa un lugar central tanto en la ciudad como en el corazón de sus habitantes. Acérquese al famoso espejo de agua donde se reflejan las fachadas clásicas y elegantes del Palacio de la Bolsa y de las residencias señoriales. Desde el siglo XIX, la luz del amanecer ilumina allí la fuente de las Tres Gracias haciendo que la majestuosidad se una armoniosamente a la conocida elegancia francesa.
Deje atrás el Garona y sumérjase en las calles del viejo Burdeos, construidas con claras piedras esculpidas, para llegar al barrio de Saint Pierre. ¡Ha llegado al corazón del Burdeos histórico, donde los orígenes de la villa se remontan hasta la Antigüedad! Frente a la cuna de la ciudad, contemple un conjunto arquitectónico coherente, cuya piedra angular es la iglesia de Saint Pierre. Tome las calles bautizadas con nombres de oficios desaparecidos como la calle de los Bahutiers (bauleros) o la calle del Chai-des-Farines (almacén de harinas), y acérquese al emblema del Burdeos medieval, la Puerta Cailhau. Este arco del triunfo local es una visita obligada de su fin de semana en Burdeos, al pie del cual se puede detener a comer y descansar en torno a una cesta de ostras del vecino Cap Ferret.
Durante la tarde, recorra las orillas del Garona para darse un digestivo paseo por los muelles, hasta el quai de la Grave. De nuevo, se adentra en la ciudad vieja para llegar al otro monumento que hay que ver en Burdeos: la basílica de Saint Michel. Es fácil de identificar gracias a su campanario, que culmina a 114 metros de altitud. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, este edificio de flamante estilo gótico es famoso por las 74 momias de su cripta.
bold;Esta visita dibuja una postal bordelesa que le acompañará hasta que caiga la noche, mientras saborea una copa de vino, sentado ante la flecha de Saint Michel que apunta hacia el crepúsculo.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

Mientras que los primeros rayos del sol iluminan los tejados de Burdeos, sus pasos le llevan hacia el barrio del Triangle d'or o Triángulo de oro. En primer lugar, con las alamedas de Tourny descubrirá el lado más elegante de su fin de semana en Burdeos. Con 65 metros de ancho, esta arteria representa un lugar de paseo ideal para disfrutar de la luz matinal que ilumina las fachadas de los edificios del siglo XVIII. Rápidamente, el majestuoso hotel Gobineau, centro neurálgico del vino de Burdeos, llama la atención. Hacia mediodía, llega el momento de acomodarse en el Bar à vin, situado en el mismo lugar, para saborear una copa de pomerol, por ejemplo. Su fin de semana en Burdeos le demostrará que el aperitivo bordelés suele venir acompañado de vino.
Para continuar esta jornada marcada por el refinamiento, debe tomar el camino que lleva a la famosa plaza de Quinconces. Es la plaza más grande de Europa, con 12 hectáreas de frescura que aportan los árboles plantados al tresbolillo o quinconce, en francés. Rápidamente, se encuentra frente al Monumento a los Girondinos, otro emblema de la ciudad. Está compuesto por una columna de 43 metros, enmarcada por una fuente donde las alegorías y los símbolos esculpidos parecen cobrar vida. Tómese el tiempo de analizar este monumento para descubrir los detalles de una belleza arrolladora, a la imagen de los briosos caballos que tiran del carro de la República.
En este fin de semana en Burdeos, le esperan otros símbolos girondinos al otro lado de las alamedas de Tourny, si se decide a asistir a una ópera en el Gran Teatro de Burdeos. Detrás de sus doce columnas corintias coronadas por musas y diosas, se representan las mejores obras, bajo la apasionada dirección de Marc Minkowski. Una vez acabada la obra, de un rodeo por la plaza de la Bolsa para contemplar la magia del espejo de agua y de las iluminaciones nocturnas.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

Ha llegado el momento de conocer a los protagonistas de la cultura del vino alejándose del centro de Burdeos, para tomar los pintorescos caminos campestres. Diríjase pues hacia el pueblo de Saint Emilion. El pueblo bordelés más famoso se erige sobre un promontorio rocoso bajo la luz de la mañana. Aquí, en estas callejuelas de hasta 2000 años de antigüedad, se han escrito las mejores páginas de la denominación de origen de Burdeos. Visite las galerías subterráneas de piedra caliza para descubrir sorprendentes monumentos como la capilla de la Trinidad y la gruta de Emilion.
Durante el día, diríjase hacia al oeste para incorporarse a la ruta del vino de Médoc, que le lleva a través de los pantanos girondinos por la carretera departamental 2. En estas suaves pendientes, miles de viñedos le ofrecen paisajes bucólicos, regularmente puntuados por los dominios más conocidos y sus castillos vitícolas. Allí se encuentra el châteu Giscours y su patio de honor donde la vinificación es omnipresente. Ante el château de Agassac y sus preciosos fosos, tiene una buena muestra de por qué esta ruta de los vinos está considerada como una de las más hermosas el mundo.
Para coronar su fin de semana en Burdeos y su encuentro con los viñedos bordeleses, un crucero por el Garona y el estuario de Gironda parece inevitable. Una vez a bordo del barco, descubra las viñas de los castillos Margaux y de Blayais, plantadas sobre el lodo de la Gironda. Evidentemente, estas salidas están acompañadas de una cata de vinos y unos aperitivos. A los más festivos, algunas compañías les ofrecen la posibilidad de acompañar toda la experiencia con música.
Burdeos es la ciudad francesa que posee más monumentos históricos después de París. Sin embargo, la ciudad girondina fascina por mucho más que su patrimonio arquitectónico. A través de sus barrios históricos y sus terrenos rehabilitados, la urbe bulle de la mañana a la noche. La ciudad está atravesando una nueva edad de oro, y seduce tanto a gourmets como a curiosos en búsqueda de una escapada urbana refinada.

< Día 2

Nuestros hoteles en Burdeos

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate