Le Magazine Accor Hotels
piérdete y descubre lugares por carretera

Ruta en coche por los pueblos de Aragón con más encanto

Escondidos entre los robledales del norte o expuestos a la inmensidad rocosa del sur de Aragón, se erigen algunos de los pueblos más bonitos de la geografía nacional.

¿Has llenado el tanque de combustible? Pues ve calentando el motor porque nos vamos de ruta en coche por los pueblos aragoneses más pintorescos.

Aragón de sur a norte a través de sus pueblos más bonitos

No vayas con prisa. Para hacer este recorrido del sur al norte de la provincia de Aragón es mejor viajar sin las ataduras del tiempo. Además, de poco te servirá el reloj en unas tierras que, como ya irás descubriendo, llevan su propio ritmo y cadencia. 
  1. Albarracín: el recorrido empieza en la frontera con Cuenca, en un pequeño pueblo encaramado a la montaña, famoso por sus construcciones rojizas y por sus deliciosas setas. Despídete de las prisas de la ciudad y aprovecha para darte un paseo junto al río. Si tienes ánimos y llegas hasta los pinares de Rodeno te toparás con unas increíbles pinturas rupestres.
  2. Cantavieja: a más de 1.300 metros de altitud y sobre un enorme peñón de roca caliza, se erige el pueblo medieval más importante del Maestrazgo. Cantavieja ha sido testigo de la historia desde la época de los íberos, lugar de referencia para los templarios y escenario de las guerras carlistas. Un lugar para desempolvar los apuntes de bachillerato y empaparse de conocimiento.
  3. Anento: con apenas 105 habitantes, este pueblo de la provincia de Zaragoza es uno de los más visitados en la ruta hacia el norte. Sus casas coloridas y el trazado adoquinado de sus calles respetan con fidelidad el espíritu medieval del valle. Un lugar de tierras fértiles, manantiales cristalinos y senderos de cuento de hadas.
  4. Sos del Rey Católico: como el trayecto desde Anento hasta aquí puede hacerse un poco largo, lo más recomendable es hacer noche en el Hotel ibis Style Zaragoza Ramiro I y aprovechar para disfrutar un poco de los encantos de la capital. Ya por la mañana y tras la visita obligatoria a la Basílica del Pilar, puedes poner rumbo a Sos del Rey Católico, lugar de nacimiento del archiconocido monarca. Esta localidad cercana ya a la Comunidad Foral de Navarra, es en esencia una ciudad medieval amurallada con siete portales de acceso, calles adoquinadas, fachadas con blasones y hermosas casas de piedra que desafían al tiempo desde hace muchos siglos.
  5. Ansó: el casco urbano de esta localidad fronteriza con Francia es de los mejores conservados de la zona pirenaica. Por suerte las instituciones han hecho lo posible para mantener el aspecto tradicional de sus casas, construidas todas con piedra, madera y tejas de la zona. Su entorno natural no podría ser más atractivo: parques y paisajes protegidos en los que se puede practicar todo tipo de deportes de montaña. 
  6. Ainsa: hubo una época en la que la Villa de Aínsa fue el núcleo principal de la Comarca del Sobrarbe. Las ferias comerciales más importantes se desarrollaban entre las murallas de esta población, antaño más próspera y poblada que en la actualidad. Las políticas de repoblación y las restauraciones acometidas en sus edificios emblemáticos han permitido recuperar parte del esplendor de la villa. Una parada con el encanto de lo auténtico, perfecta para poner punto final a una ruta así de genuina. 

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes