Le Magazine Accor Hotels
1 HORA, 1 DÍA, 1 SEMANA

Golf: cinco vivencias plenas de swing y relax

Tienes ganas de recargar tus pulmones de aire puro mientras practicas tu swing. Ya es hora de preparar tus palos de golf...

San Quintín, Luxemburgo, Agadir, Newcastle y Burdeos tienen algo en común: la pelotita blanca cuenta en ellos con el viento a favor. Regálate una estancia en un hotel con campo de golf, unas vacaciones especiales durante las que vivirás intensamente tu pasión por el green. Eso es lo que te ofrecen estos cinco destinos consagrados al golf.

El campo Real del Novotel Saint-Quentin Golf National

El campo Real del Novotel Saint-Quentin Golf National

Hoy es el gran día. Tranquilamente instalado en la soleada terraza del Novotel Café, saboreas el café humeante que acompaña a tu copioso desayuno continental. Visualizas en tu cabeza el campo de golf Real de San Quintín mientras te preparas para ensayar tu swing en la zona de prácticas. 
Tomas aire profundamente una vez más y ya estás por fin listo a ponerte a prueba en los 18 hoyos que acogen cada año el Open de Francia. Puede que esté muy cerca el palacio de Versalles, pero en este instante el rey eres tú.
Mercure Kikuoka Golf Club Hotel

Un paso por adelante en el green del Mercure Kikuoka Golf Club Hotel

No hace ni dos minutos que has salido de tu habitación y ya estás pisando el glorioso césped del magnífico campo del Kikuoka Golf Club Hôtel, al lado de Luxemburgo. Los obstáculos de agua, hierba o arena te acechan, pero ya te conoces todos los recorridos como la palma de tu mano. ¿La suerte del principiante? ¿Un don de la ubicuidad? No, simplemente has entrado a la página web del club de golf para reconocer el futuro terreno de juego ¡sobrevolándolo con un dron!
Antes de lanzarte al asalto de este exigente campo, te concedes un instante de relajación en la terraza del country club, pensando ya en el premio que recompensará tus esfuerzos: sauna, jacuzzi y un almuerzo gourmet para coronar una estancia inolvidable.
Golf de l’Ocean

Cuatro campos a elegir en un único destino ‘golf total’ en Agadir

Le sol marroquí acaricia y calienta tu piel. Disfrutas de una estancia de gran lujo en el Sofitel Agadir Royal Bay Resort. A menos que, en contra de lo que parece, no dejes por eso de trabajar. 
Tras una mañana de relax dedicada a una sesión de masaje con aceite de argán y a un baño en la gigantesca piscina del hotel, ahí estás, concentrado en el green del Golf de l’Ocean. Entre el mar y la tierra firme, rodeado de palmeras y de eucaliptos, observas cómo tu pelota flota en el cielo marroquí, con las montañas del Alto Atlas como telón de fondo… Y ya estás pensando en los otros tres míticos campos de golf de Agadir que tendrás la oportunidad de pisar durante el resto de tu estancia.
Mercure George Washington Hotel de Newcastle

Clases de swing en el Mercure George Washington Hotel de Newcastle

En el green recién cortado del Mercure George Washington Hotel tienes los bolsillos llenos de tees y un objetivo fijado en la mente: ganar en precisión. Practicas meticulosamente tu swing con un profesor experimentado y la ayuda de la tecnología Flightscope. Acabas de descubrir a tu mejor aliada: gracias a ella, analizas tus golpes hasta el más mínimo detalle, y con el apoyo de estadísticas.
Una pelota tras otra, tu toque se va haciendo más fluido y sientes que se apodera de ti una dulce euforia. Approachs, putts, salidas del búnker... Encadenas los golpes uno tras otro mientras disfrutas del bucólico paisaje del County Durham, y piensas ya en el té caliente que te espera en el Country Club. ¡Una experiencia golfística completamente british!
Médoc Hotel

La llamada de la naturaleza se hace sentir en el Golf du Médoc Hotel

Caminas por el parcours des Vignes, uno de los campos de nivel internacional del Golf du Médoc Hotel, a apenas 30 minutos de la Place de la Bourse de Burdeos y de su famoso espejo de agua.
Entre putt y putt, te recreas con el paisaje otoñal de pinos carrascos, aulagas y retamas. Este campo boscoso, refrescado por el viento del Océano Atlántico, te estimula porque te encanta esa pequeña pelota blanca… pero también por los agasajos que te esperan más tarde: un spa relajante, un pato de las Landas con manzanas asadas y la degustación de un excelente vino de Burdeos.

Vous avez aimé ? Partagez !

¿Quieres saber más?

Continuar con el viaje

Nuestras guías de destinos Todos nuestros hoteles

Aleatorio

Más ideas de viajes