Le Magazine Accor Hotels
Tu viaje inolvidable

15 días recorriendo México

Por encima de su epicentro turístico como es la archiconocida Riviera Maya, México es un país que posee un encanto singular y que merece ser recorrido de norte a sur en un viaje de quince días con dosis de naturaleza, playa, cultura, arqueología y unas vivencias únicas.

México es mucho más que los lujosos ‘resorts’ de Riviera Maya en los que muchos sueñan con pasar unas plácidas vacaciones y relajarse durante su luna de miel. Tulum, Cancún, Playa del Carmen y, en general, la península de Yucatán son lugares muy interesantes que ver en México, pero ni mucho menos los únicos. El país norteamericano brinda al visitante una explosión de color, cultura, patrimonio, gastronomía y espacios naturales privilegiados. Por todo ello sería una auténtica pena “cruzar el charco” para viajar a México y quedarse durante quince días tirado en una de las estupendas playas de la Riviera Maya. Durante esas dos semanas se puede realizar un itinerario muy completo por el país y repleto de alicientes. Además, muchos viajeros  creen que hay que optar por centrarse en una zona en concreto de México. Para nada. Podemos movernos por este extenso país gracias a sus amplia oferta en vuelos internos y hacer un recorrido lo más completo posible por los puntos de interés ubicados, tanto al sur, como al centro y al norte.
Pirámide El Castillo, Yucatán
Pirámide "El Castillo" en Chichen Itza (Yucatán, México)

Ciudad de México, Yucatán y el legado maya

Un buen punto de partida a la hora de viajar a México durante 15 días es su capital, Ciudad de México o el anteriormente conocido como Distrito Federal (DF). Se trata de una urbe inmensa donde viven casi 9 millones de personas y que, por supuesto, es imposible ver en un día, en dos o en tres. Pero en un viaje de estas características hay que economizar el tiempo, y en el caso de la capital mexicana nos vamos a quedar con su centro histórico para recorrer durante el primer día. Los dos siguientes nos podemos alojar igualmente en la Ciudad de México, pero en esta ocasión para visitar durante una jornada el parque urbano de Chapultepec, uno de los más grandes del mundo y un auténtico lujo para los sentidos donde visitar monumentos, restos arqueológicos, espacios naturales de gran valor y realizar actividades al aire libre. Al día siguiente, y también desde Ciudad de México, se puede acudir a Teotihuacán, el primer contacto del viaje con el legado precolombino y que forma parte de los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad en el país norteamericano.
El cuarto día abandonamos la capital, pero no ese viaje al México anterior al Descubrimiento de América. Para ello nos desplazamos a la ciudad de Chiapas para visitar otro de los lugares imprescindibles que ver en México, la zona arqueológica del Palenque. El visitante se quedará sin palabras ante este extraordinario legado de la civilización maya.
El Palenque se encuentra prácticamente a las puertas de la península de Yucatán, por lo que el México más turístico será el escenario de los siguientes cuatro días del viaje. En primer lugar es de forzosa “inspección” la ciudad colonial de Mérida, capital del estado de Yucatán. Se trata de una urbe donde es posible disfrutar de un México auténtico, tradicional y alegre.
Al día siguiente el protagonismo lo vuelven a adquirir los mayas con la visita a Chichén Itzá, otra auténtica joya arqueológica en la que entender mejor esta apasionante civilización. Por algo este lugar es una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno según la Unesco.
Después de tantos días de recorridos incansables a ciudades maravillosas y sorprendentes yacimientos arqueológicos, llega el momento de descansar. Y qué mejor lugar para hacerlo que Cancún, el destino playero por excelencia de México. Allí brilla con luz propia Playa Delfines, un pequeño paraíso no demasiado masificado y en el que reponer fuerzas para afrontar la recta final del viaje a México.
Pero aún queda un lugar por visitar en Yucatán, se trata de la isla de Cozumel, a la que se puede dedicar el octavo día. Otro gran oasis de tranquilidad en plena naturaleza donde, entre otras cosas, podremos nadar entre delfines.
<hr class="msocomoff" align="left" size="1" width="33%">



Volcán Popocatepetl que podrás ver en tu viaje a México
Vistas del volcán Popocatepetl, desde Cholula (México)

Baja California, Guadalajara, Veracruz…

A partir del noveno día de viaje a México cambiamos completamente de registro para conocer otros puntos menos habituales, pero igualmente interesantes. De Yucatán volamos hasta Baja California, prácticamente en la frontera con Estados Unidos. A menos de 200 kilómetros de Tijuana merece una parada el Parque Nacional Constitución de 1857, un verdadero regalo de la naturaleza que brinda el país mexicano.
Tras esta incursión en el norte del país, regresamos de nuevo al centro para afrontar el tramo final de este apasionante viaje. El décimo día se puede dedicar a Cacahuamilpa y sus cautivadoras grutas. El México más tradicional nos espera al día siguiente en la vitalista y bulliciosa ciudad de Guadalajara.
El día 12 volvemos a la naturaleza en el Parque Nacional Iztaccíhuatl–Popocatépetl, una de las zonas montañosas más espectaculares del país norteamericano y en la que podremos contemplar el volcán Popocatépetl, un gigante activo de 5.426 metros de altura.
El entorno natural también será protagonista al día siguiente en Catemaco, en el estado de Veracruz, mientras que el día 14 la tranquilidad vuelve a la vida del viajero con una visita marcada por la relajación a la playa Chachalacas. Un buen colofón para tomar el vuelo de regreso al día siguiente y concluir un viaje inolvidable para llevar por siempre a México en el corazón.

Vous avez aimé ? Partagez !

¿Quieres saber más?

Continuar con el viaje

NUESTRA GUÍA MÉXICO NUESTROS HOTELES EN MÉXICO

Aleatorio

Más ideas de viajes