Le Magazine Accor Hotels

Una ruta con aires del sur para conocer los lugares imprescindibles donde empaparse de la Sevilla más clásica, esa ciudad mágica con rincones no aptos para turistas

Desirée Colomo -

Cuando quieres viajar a una de esas ciudades tan vistas y famosas como es Sevilla, puedes quedarte en lo obvio, puedes hacer una ruta más tradicional o, en este caso, recorrer la ciudad buscando los rincones menos conocidos y donde disfrutarás de ese otro aire de la ciudad. No es que Sevilla sea un plató de televisión, pero en la Plaza de España puedes recorrer la zona de las columnas que ya recorriera antes la Reina Amidala.  
Una primera parada para disfrutar de un buen vino es Casa Matías (c/ Arfe 11), el flamenco no es obligado, pero suele haber siempre algún espontáneo. Otro lugar para no perderse es Eslava, en la calle del mismo nombre en el número 3, tapas sin fin y 52 diferentes para elegir. Si eres de los cerveceros, no puedes dejar de ir el sábado a El Salvador, su fama de vender más cerveza que ningún otro lugar en toda España es por algo.  
De clásicos a clásicos, un bar que ya abrió en 1674 y desde entonces no ha cerrado, es El Rinconcillo, garbanzos con espinacas y pavías de bacalao son lo más demandado. Las Columnas es un clásico para el turismo internacional. A veces agobia, pero sus montados tienen historia y su sabor te encantará.  
La heladería Villar es un clásico. Los turistas se enamoran del helado de Arce, combinaciones para todos los gustos, países y continentes. ¿Lo tendrás en tu lista verdad?  
Si prefieres una visita diferente, el Mercado de Triana en la calle San Jorge 6 te recordará por qué en Sevilla se vive diferente. Los puestos 11 y 12 serán una sorpresa. No te decimos más.  
Coincidiendo con la floración del azahar, desde marzo a mayo, dependiendo del año, disfruta de su aroma intenso en una plaza de 15 metros, un rincón donde sentarte a la sombra y escuchar.  

Momentos de relax para desconectar en Sevilla

A veces las ciudades pueden agobiar, por eso nuestro momento especial ocurre de noche, cuando las luces se reflejan en el rio Guadalquivir. Coger una pizza en Orsini, un cartucho de pipas y una cerveza. Enfrente de Triana verás el juego de luces, disfrutarás en la ladera del río del tiempo, del movimiento, del ‘cierre’ de la ciudad, de esos momentos de relax que las ciudades con tanto movimiento tienen. Un poco de desconexión y vuelta a nuestra habitación con los amigos, nuestra elección, el ibis budget Sevilla, no decepcionó. Juntos volvimos a recordar el día que disfrutamos y planificamos más rutas por la ciudad.

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes