Le Magazine Accor Hotels
PARA AMANTES DE LA AVIACIÓN

Un Madrid de helipuertos, aeropuertos, aeródromos y aviones históricos

Esta es una historia aeronáutica madrileña que empieza mucho antes del despegue del primer avión en España.

Un artículo de Javier Ortega Figueiral.

Hace más de 130 años, los arquitectos Eduardo Adaro y Severiano Sáinz de la Lastra participaron junto al rey Alfonso XII en la ceremonia de colocación de la primera piedra de un proyecto que iban a dirigir entre 1884 y 1891 en plena plaza de Cibeles: construir la sede del Banco de España.

Un helipuerto en el Banco de España

El banco es uno de los edificios más emblemáticos de la zona, junto al palacio de Correos y Telégrafos, -hoy ayuntamiento de la ciudad- la Casa de América -o Palacio de Linares-, y el Cuartel General del Ejército. Desde su inauguración, la sede del regulador bancario del país ha sido ampliada en diferentes ocasiones: en la reforma de 1927, se trabajó en la zona de la calle de Alcalá; cuarenta años más tarde, en 1969, se modificó el gran patio interior de la manzana y a partir de 1978, se trabajó de nuevo en las fachadas de Alcalá y de la calle Marqués de Cubas para, finalmente, en los primeros años del siglo XXI, rematar el cerramiento total de la manzana, tras muchos años de retraso debido a problemas con las licencias de obra. Parece que nadie, ni siquiera la institución que guarda en sus sótanos una tercera parte de las reservas de oro de España, se libra de la burocracia.  
Uno de los aspectos menos conocidos del banco es que durante una de sus modificaciones durante los años 80, el arquitecto Rafael Moneo construyó una torre interior de siete plantas, unida mediante pasarelas al resto del edificio, coronada por un helipuerto, un elemento aeronáutico muy poco conocido encargado por el asturiano José Ramón Álvarez Rendueles en su etapa como gobernador del banco. ¿Lo más peculiar de todo? Que esa instalación, que se puede ver perfectamente desde el terrado del círculo de Bellas Artes, uno de los miradores más chulos del centro de Madrid.  

Helipuertos en centros financieros de Madrid

En el centro de Madrid hay varios helipuertos más, situados en la cubierta superior de varios edificios, aunque, lejos de otras capitales mundiales, su uso se restringe a situaciones de emergencia. Todos están sobre edificaciones mucho más modernas que el Banco de España: Lucen su "H" la Torre Picasso, la Torre Mahou y el edificio BBVA en la zona de Azca. También la antigua Torre Caja Madrid, que posteriormente fue ocupada por KPMG, tenía su H de helipuerto originalmente, aunque la propiedad acabo instalando placas solares en la zona de aterrizaje. Algo más al norte, dos edificios gemelos, la puerta de Europa, también conocido como las torres KIO tienen sendas superficies de aterrizaje en su parte más alta y contrariamente a lo que muchos creen, ninguna de las cuatro torres, la zona de negocios que ha cambiado el skyline de Madrid, tiene helipuerto, aunque muy cerca de allí, hay un terreno habilitado para el aterrizaje de helicópteros que tienen como destino el hospital de La Paz, pero a nivel de tierra.

Zonas de aterrizaje en el área metropolitana

En la zona metropolitana de Madrid hay otros helipuertos que sí se usan con frecuencia, pues son usados para servicios públicos como control de tráfico o traslados sanitarios, como los dos del hospital 12 de Octubre, el hospital militar Gómez Ulla y la sede de la Dirección General de Tráfico, que tiene su propio servicio de helicópteros. Y como curiosidad final, hay dos helipuertos más dentro de las residencias de dos personalidades: el jefe de gobierno y el jefe del estado, en La Moncloa y La Zarzuela.

Aviones con historia y pedigrí

Los helicópteros que llevan a las altas personalidades del estado y sus invitados tienen base en el aeropuerto de Cuatro Vientos, un lugar de interés para el viajero enamorado de la aviación y la historia por doble motivo: de un lado, el Museo del Aire, una instalación tan interesante como poco conocida al suroeste de Madrid, en el kilómetro 10,500 de la Nacional V.  El Museo, dentro de terrenos militares, ocupa una superficie de casi 70.000 metros cuadrados, repartidos en una zona de exposición exterior y siete hangares que albergan más de 140 aeronaves y todo tipo de material relacionado con la historia de la aviación en España. Está abierto de martes a domingo desde las 10 a las 14 horas y su entrada es gratuita.   
En el mismo recinto del aeródromo de Cuatro Vientos hay otro buen trozo de historia aeronáutica por visitar. En este caso es en el lado civil del aeropuerto, junto al histórico edificio del Real Aeroclub de España, donde el primer domingo de cada mes se celebra la exhibición de los aviones de la FIO, acrónimo de la Fundación Infante de Orleans. A diferencia de las aeronaves del museo del aire, que se exhiben de manera estática, los 43 aviones de la fundación, una deliciosa colección de clásicos fabricados entre 1925 y 1967, están en vuelo y pueden apreciarse sobre el cielo del suroeste de Madrid, con el zumbido de sus motores históricos. A día de hoy, 27 de los 43 pueden volar y, el resto de la flota, pilotados por aviadores voluntarios de larguísima experiencia en compañías aéreas, están en diferentes fases de restauración para que también salgan a volar en las exhibiciones mensuales o como invitados en otros festivales aéreos.  

Una escapada para amantes de la aviación

La aviación en Madrid no es sólo el aeropuerto de Barajas. Como se ve, hay muchas más instalaciones desconocidas en lo alto de edificios céntricos y otros aeropuertos que merece la pena conocer por su historia. Y quedan más aún por conocer... Aunque eso será, seguramente, en otro momento Flaimitudemun.

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes