Le Magazine Accor Hotels
DISFRUTANDO DEL LUJO MARROQUÍ

Escapada familiar en Castillejos

Cruzando el estrecho, en la costa mediterránea de Marruecos, entre Ceuta y Tetuán, se encuentra una zona de playa que durante la ocupación española se llamaba Castillejos.

Un artículo de Mariana García Fernández de Mesa

Castillejos es un lugar bonito y tranquilo con playas de arena y conchas y un agua azul transparente. Aquí comienza nuestra pequeña escapada familiar de tres días.

En ocasiones, un hotel puede ser un destino en sí, y en este caso, lo es, pues Sofitel Tamuda Bay Beach and Spa reúne todos los requisitos que necesitábamos para nuestras mini vacaciones: relax para los mayores y diversión para los niños. Decidimos visitar Tetuán, que se encuentra a 10 km de la costa. Allí se encuentra este hotel perfecto para relajarse y disfrutar del sol y el mar en familia. Inaugurado en mayo de 2016, mezcla la arquitectura moderna con la tradicional marroquí, respetado los colores del mediterráneo.

Qué hacer con niños en Marruecos

Cuando tienes niños pequeños y quieres descansar, un hotel con actividades infantiles es lo ideal, en este caso, contábamos con la “ville des enfants” y todo tipo de actividades: pintar en un caballete tu primer cuadro vestido con babi y gorra de pintor, piscina exclusiva para niños con hamacas a su medida, volar cometas en la playa, cama elástica, descansar después de comer mientras te leen un cuento…. Diversión para ellos, descanso para los padres.  
El hotel se encuentra en primera línea de playa, lo que permite que cada uno haga lo que más le guste: playa o piscina. El personal del hotel está constantemente pendiente de sus necesidades: un refresco, un almuerzo en la playa, te colocan la toalla cada vez que te levantas, están pendientes de los niños hasta el punto en que… ¡¡¡Ayudaban a mi hija de 4 años a traer conchas de la playa!!!  
Tiene un desayuno delicioso y variadísimo, hay una parte detox para aquellos que no quieren pasarse en las vacaciones, con leche de soja, bizcochos integrales, todo tipo de zumos naturales (melón con piña, cerezas y uva, zanahoria y naranja, sandía….), bollería y dulces de la zona, ahumados, embutidos, gofres, tortitas... ¡Para todos los gustos!  
Por la noche hay música tradicional en directo y resulta súper agradable tomarse algo en las islas que hay, mimetizadas entre las fuentes y la piscina.  

Disfrutar de las calles de Tetuán

Pasear por las calles desiertas de Tetuán al caer el sol en pleno ramadán, apreciar sus calles estrechas llenas de recovecos, sus casas blancas y maravillosas puertas, reminiscencia de su pasado andalusí, tomar un té con hierbabuena y pastas de pistachos en la plaza del Palacio Real, abandonar la ciudad cuando sus habitantes, tras terminar con el ayuno de su ramadán, vuelven a inundar las calles, volver al hotel con el ruido del mar de fondo, y mientras cantaba una nana a mis hijos en el columpio de mi habitación, tuve un momento Flaimitudemun. Quise parar el tiempo y poder alargar ese instante eternamente…

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes