Le Magazine Accor Hotels

Quizá la primavera sea la mejor estación para descubrir Madrid, pero su destacada oferta cultural y de ocio te mantendrá ocupado desde primera hora de la mañana en cualquier momento del año.

Un artículo de Iván Casado.

Objetos antiguos en el famoso mercadillo de El Rastro

Tras cargar fuerzas con el desayuno, nos disponemos a visitar el famoso Rastro de Madrid, donde podremos llegar cómodamente en metro bajándonos en la estación de La Latina. Te sorprenderá la variedad de artículos que podrás encontrar, siempre hay algún tesoro esperando y más que buscarlo… sólo tienes que dejar que te encuentre. Si necesitas un tentempié entre tanta baratija, no dejes de visitar El Capricho Extremeño, un diminuto local take away donde se forman colas interminables para degustar su variedad de tostas. 
Además del Rastro, se puede pasar la mañana entera cruzando la frontera entre Lavapiés, La Latina y el Madrid de los Austrias, perdiéndose por callejuelas con mucho encanto y alternando entre vermuterías y galerías de arte. Y después de una animada mañana por las estrechas y bulliciosas calles de la antigua Villa de Madrid conviene encaminarse hacia la plaza Mayor, parar para almorzar y probar uno de los mejores bocadillos de calamares de Madrid en casa Rúa.  
Para el resto de la tarde se abren un sinfín de posibilidades. Nosotros escogemos un oasis en pleno centro, el histórico Café Gijón, donde podremos conversar plácidamente en un ambiente único. 

Visitas taurinas al caer la tarde

Tras disfrutar de todo lo que ofrece la ciudad en domingo, volvemos al ibis Madrid Las Ventas para despedir el día tomando una copa de vino en la terraza de la habitación con la iluminada Plaza de Las Ventas de fondo en cuanto cae la noche. Esas sensaciones, los tejados, cómo cambia el ruido de la ciudad y los contrastes sobre las tejas...  te harán vivir un auténtico momento flaimitudemun.

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes