Sídney
 

Cómo sacar el máximo partido de Sídney en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Sídney? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.

▼ Ver las actividades

Sídney, la ciudad más grande de Australia, es probablemente también la más interesante a nivel cultural. Su famosa ópera, sus playas de ensueño, sus numerosos parques y la campiña salvaje hacen de la ciudad un selecto destino para una vivir una estancia muy variada.

Durante esta primera jornada en la ciudad se dedicará a seguir los pasos de los colonos que desembarcaron en ella en enero de 1788. Diríjase al barrio de The Rocks, el más antiguo de la ciudad, que se encuentra al sur de la bahía. Al pasear por él descubrirá algunos edificios de piedra arenisca que datan de 1788 y dieron su nombre al barrio.

Justo en frente de The Rocks y separado por un pequeño puerto, es imposible que no haya visto asomar un edificio cuya arquitectura resulta impresionante e inconfundible: la Ópera de Sídney es su próximo destino. Para llegar allí, sólo tiene rodear el muelle Circular Quay.

Diseñada por el arquitecto danés Jorn Utzon, la Ópera de Sídney es uno de los edificios más famosos del mundo cuya forma recuerda, según los observadores, a la de unas conchas o un velero. En su explanada disfrutará además de una hermosa panorámica del puerto de Sídney y del puente Harbour Bridge, el otro símbolo de la ciudad.

Aproveche su estancia en la costa para probar un poco de fish and chips (pescado y patatas fritas), que podrá degustar en la orilla del puerto o en el Royal Botanic Garden, uno de los parques florales más hermosos de la ciudad y que se encuentra justo al lado de la ópera. En su interior encontrará 30 hectáreas de zonas verdes a su disposición, con áreas de césped en las que no está prohibido caminar. Con un poco de suerte, podrá entablar amistad con alguno de los habitantes del jardín: murciélagos gigantes, cacatúas, ibis y muchos otros.

Una vez haya satisfecho su necesidad de espacios naturales, llega el momento de la cultura volviendo a The Rocks para visitar el Museo de Arte Contemporáneo, MCA, donde descubrirá una rica colección de más de 4.000 obras contemporáneas de todo el mundo.

Al salir, recupere algunas fuerzas en la City dirigiéndose al sur, hacia la Torre de Sídney, una delgada torre coronada por un puesto de observación. Espere hasta que el sol se ponga para subir a su cúspide y disfrutar de unas impresionantes vistas de la ciudad.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

A la mañana siguiente, se puede coger el monorraíl aéreo para llegar a Darling Harbour, un poco al oeste del centro. Este enorme parque de atracciones ofrece actividades para toda la familia y durante todo el día, así como un buen número de cafés y restaurantes donde se puede pasar un rato agradable.

Aquí es donde además se encuentra el Acuario de Sídney, que tiene una población de más de 11.000 animales, incluyendo especies concretas de la barrera de coral. Allí también podrá descubrir un túnel de vidrio que le permitirá caminar por el fondo del océano, rodeado de tiburones y rayas.

También en Darling Harbour, visite el Sydney Wildlife World, un mini zoológico dedicado a la vida salvaje, o el Outback Centre, que le permitirá aprender más sobre la cultura aborigen y asistir a conciertos gratuitos de didgeridoo.

Por la noche, llega el momento de salir un poco del centro para descubrir una de las playas más famosas del mundo: Bondi Beach. Situada a menos de diez kilómetros del centro y de fácil acceso en transporte público, la playa es famosa por su arena fina y sus olas, que la convierten en una meca del surf.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

Su último día estará dedicado a dar un paseo que le permita aprender un poco más sobre la gran diversidad de la fauna que existe en los alrededores de Sídney. Para ello, explore las playas de Manly, en las que realmente vale la pena detenerse.

Empiece por coger el ferry en dirección a Manly, al norte de Sídney. En sí mismo, el viaje en ferry ya resulta interesante porque le permite descubrir la bahía de Sídney desde un ángulo diferente y le proporcionará hermosas vistas de la City, la ópera y del puerto. Al llegar a Manly, el objetivo del paseo consistirá en seguir el litoral desde el Sydney Harbour National Park, al sur de Manly, y luego hacia el este a lo largo de las costas de Balgowlah Heights. De este modo tendrá la oportunidad de cruzar varias playas hermosas y relativamente solitarias como Reef Beach o Castel Rock. Disfrute de la belleza del paisaje para hacer un picnic en plena naturaleza en alguna de las playas del camino.

Por la tarde, regrese al ferry para volver al centro de la ciudad y preparar su última noche. Si le ha gustado la playa de Bondi, no dude en volver y pasar allí la última noche porque su vida nocturna también constituye un aspecto esencial de la ciudad. También puede disfrutar de una gran discoteca como Home Sydney, la sala más grande de Sídney y situada en Darling Harbour, o el club Chinese Laundry, que le propone música electrónica y drum n’bass de calidad.

Como es normal, solo tres días para visitar una ciudad de importancia mundial le parecerán muy cortos. Sin embargo le permitirán visitar y conocer lo esencial, pero si usted tiene la oportunidad de pasar un poco más de tiempo en Sídney, no dude en salir un poco de la ciudad para descubrir los hermosos paisajes que la rodean, ya se trate de las Montañas Azules, Palm Beach o el Hunter Valley.

< Día 2

Nuestros hoteles en Sídney

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate