París
 

Cómo sacar el máximo partido de París en 3 días

¿Estás planificando un viaje a París? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.

▼ Ver las actividades

¡Ah, París! Sus cafés y sus barcos por el Sena, sus barrios elegantes y sus tiendas, su metro y sus músicos, sus monumentos, plazas, muelles y fuentes… Los franceses están orgullosos de su capital y con razón: la Ciudad de la Luz difunde su cultura al mundo como un faro que ilumina la oscuridad.

Su estancia en París comienza con el símbolo de la ciudad: la Torre Eiffel, situada en el Campo de Marte, en pleno distrito 7º. No se trata solamente de que la Torre Eiffel encarne por sí misma la ciudad, e incluso toda Francia, sino de que, desde su cima, disfrutará de la vista más impresionante de los tejados de la capital. Construida para la Exposición Universal de 1889, el monumento de más de 300 metros de altura sigue siendo la torre de observación más alta de Europa.

El Campo de Marte, a sus pies, es un lugar estupendo para hacer un picnic, siempre que el sol esté de nuestra parte. Para sentirse realmente en la piel de un parisino, deléitese con un sándwich de jamón y mantequilla, tan común aquí que es conocido como "le parisien", y que tiene la ventaja de resaltar el saber hacer francés en materia de pan.

Al llegar la tarde diríjase al Louvre, a orillas del Sena. Este palacio real es tan famoso que no necesita presentación. Sepa simplemente que no se puede ver todo, incluso con la mejor voluntad del mundo. La galería de pintores italianos, donde se encuentra La Gioconda de Leonardo da Vinci, es una apuesta segura, pero el departamento de antigüedades egipcias es también muy interesante. Además, el museo acaba de abrir una hermosa sección dedicada al arte islámico.

Por la noche, si lo que quiere es celebrar la gastronomía francesa, deberá acudir al Louchebem, una antigua carnicería situada en el barrio de Les Halles, en plano centro de la ciudad. No muy lejos, en la zona de la Bastilla, se encuentra el Café de l’Industrie, una cervecería típicamente parisina que tiene la ventaja de no ser muy cara.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

Al día siguiente llega el momento de salir de la capital. Tome el tren RER en dirección a Versalles, a pocos kilómetros de la ciudad. Este hermoso palacio, residencia real durante el siglo que precedió a la Revolución, es el símbolo de la monarquía absoluta del Rey Sol, Luis XIV. Todas las cortes europeas vuelven entonces sus ojos hacia Francia y su palacio, que servirá de modelo y referencia.

Por la tarde regreso a la capital y su avenida más famosa: los Campos Elíseos. Al caminar por ella, con el corazón abierto a lo desconocido, descubrirá el París chic, el París de la moda y la elegancia. Allí encontrará los templos del lujo de la capital como Lancel o Louis Vuitton, y también algunos establecimientos de prestigio como el Lido o el restaurante Fouquet’s. Puede aprovechar la oportunidad para organizar su velada en uno de estos míticos lugares, si su presupuesto lo permite.

Si quiere gastar un poco menos y aún así disfrutar de una agradable velada típicamente parisina, opte por uno de los barrios vibrantes de la capital, como el distrito de Ménilmontant en el norte, la Butte-aux-Cailles en el sur, el barrio de Batignolles en el oeste o Montparnasse en la orilla izquierda.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

Al día siguiente, dirija sus pasos hacia uno de los pueblos más bellos del corazón de París: Montmartre, en el norte. Bohemia, artística, laberíntica y terriblemente romántica, la colina tiene una identidad única en el mundo y su ubicación le permite abrazar París con la mirada.

Para hacer un picnic, no dude en tomar el metro hasta el cementerio de Père Lachaise, el cementerio más famoso de París y el más visitado del mundo. A diferencia de otros cementerios, no resulta morboso: es un espacio verde muy tranquilo y hermoso, donde se puede rendir homenaje a Jim Morrison, Oscar Wilde y Chopin.

La tarde nos llevará hasta la Île de la Cité, la parte más antigua de la ciudad, donde podrá visitar una de las catedrales más famosas del mundo: Notre-Dame de París. Comenzada en 1163, hicieron falta dos siglos para completarla. Hoy en día es el monumento más visitado de Francia y se puede ascender a sus torres para disfrutar de una hermosa vista de la ciudad. Al salir, continúe con su paseo por la isla donde se encuentran algunos de los edificios más antiguos de la ciudad. Salga por el sur hacia Saint-Michel y descubra el Barrio Latino, un barrio de estudiantes desde la Edad Media.

Cae la tarde y llega el momento de divertirse probando las alocadas noches parisinas. Para bailar toda la noche, acuda al club Rex o La Machine du Moulin Rouge. Si quiere disfrutar de música en vivo, puede hacerlo en el Nouveau Casino, en la zona de Ménilmontant, o en el Social Club, en los grandes bulevares del centro de la ciudad. Si lo que prefiere es un ambiente más relajado e informal, no dude en probar Les Petites Gouttes, en el distrito 18, o el Comptoir Général en el Canal Saint-Martin para una noche alternativa a orillas del canal.

Si realmente quiere descubrir París, una de las ciudades más ricas del mundo, necesita más de tres días. Sin embargo, con esta visita habrá visto los monumentos más emblemáticos y los barrios más encantadores, a la espera de la próxima visita. Si tiene la oportunidad de pasar más tiempo en la capital, dé una vuelta por el Mercado de las Pulgas de Saint Ouen, tome el aire fresco en el Bois de Boulogne o visite uno de los numerosos museos de la ciudad, como el Museo de Orsay, el Centro Pompidou o el Instituto del Mundo Árabe.

< Día 2

Nuestros hoteles en París

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate