Niza
 

Cómo sacar el máximo partido de Niza en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Niza? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.

▼ Ver las actividades

Habitada desde la prehistoria, la ciudad de Niza no ha sido siempre francesa, ni mucho menos. Considerada indefendible, la ciudad pasa a estar sucesivamente bajo el control de la Provenza, de Saboya, Cerdeña y después de Francia como represalia a su ayuda en favor de la reunificación con Italia. Finalmente y mediante el desarrollo del turismo, la ciudad adquirirá una importancia considerable, prueba de que a veces sólo es necesario derribar las fortalezas y abrir los brazos para descubrirse a uno mismo.

Y es precisamente en el Paseo de los Ingleses donde comienza su estancia, a lo largo de la Bahía de los Ángeles. Un lugar que llegaría a convertirse en una de las avenidas más famosas del mundo y que, a principios del siglo XIX, ¡era un pedregoso camino de tierra que bordeaba la costa! Al acomodarse en una de sus famosas sillas azules y observar el cielo reflejándose en la calma olímpica del mar Mediterráneo, uno comprende rápidamente por qué los ingleses hicieron de este paseo marítimo su lugar de veraneo favorito. Desde el paseo también podrá contemplar diversos palacios frente al mar, como el Palacio del Mediterráneo y su fachada Art Decó, el hotel West End, el Westminster o el Negresco.

Al acercarse al puerto, descubrirá el casco antiguo con sus sinuosas callejuelas que dan la impresión de hallarse en una ciudad italiana. Hacia el oeste, la plaza Masséna es una de las más emblemáticas de la ciudad. Los habitantes de Niza continúan reuniéndose allí a pesar de su éxito turístico, lo que le permitirá descubrir el agradable estilo de vida que impera en la ciudad tal como la gente lo vive. Podrá aprovechar además para almorzar en uno de los restaurantes del barrio como el Chat Noir Chat Blanc, que le ofrece platos de cocina mediterránea, o el Hangoût en el frente marítimo, si busca algo más refinado.

Volviendo un poco hacia el norte del distrito, se encontrará con la Plaza Garibaldi, otra emblemática plaza de Niza rodeada por edificios con soportales, muy apropiados para tomar un café a refugio de la lluvia o del sol si cae con demasiada fuerza. Aproveche la oportunidad de visitar el Museo de Arte Moderno y de Arte Contemporáneo, en el que se conservan obras de los artistas nizardos más importantes, como Arman, Yves Klein o Martial Raysse. Allí también encontrará obras de Andy Warhol, Roy Lichtenstein, Niki de Saint Phalle, Jean Tinguely y, por supuesto, del movimiento Fluxus y la escuela de Niza, representada por Ben.

Disfrute del atardecer para contemplar la puesta de sol a lo largo del Paseo de los Ingleses y después suba unos pocos metros, hasta la altura del casino, para entrar en el Jam, un bar de conciertos que ofrece una muy buena programación en un ambiente Art Decó.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

A la mañana siguiente, vuelva atrás en el tiempo unas decenas de miles de años atravesando el puerto, al lado del casco antiguo de Niza, para descubrir la cueva de Lazaret. Hace cerca de 150.000 años, nuestros antepasados ya apreciaban la belleza del Mediterráneo, como demuestra este enclave lúdico donde se puede encontrar, entre otras cosas, la reconstrucción de una cabaña de la época.

Y ya que se encuentra a los pies de la colina del castillo, habrá que ascender. Aunque el castillo ya no existe, su emplazamiento es uno de los lugares de paseo preferidos por los habitantes de Niza. Hay que decir que la recompensa, una vez que se llega la cima de la colina, bien vale el desplazamiento: se trata de uno de los miradores con las vistas más hermosas del puerto, la bahía, casco antiguo de Niza y del centro de la ciudad.

Después de comer una buena paella en Chez Mireille, cerca de la estación de tren, se puede visitar el Museo Marc Chagall situado al norte de la avenida y en la parte occidental del distrito de Cimiez, uno de los más antiguos de la ciudad, en el que además se encuentran numerosos vestigios de la ocupación galorromana. En el Museo Marc Chagall podrá contemplar diecisiete pinturas del artista que ilustran el mensaje bíblico y que fueron donadas a la ciudad por el propio Marc Chagall. Dependiendo de su gusto personal, se puede cambiar esta visita por la del Museo Matisse, que se encuentra en la misma zona y reúne una de las colecciones más grandes del mundo de obras de Henri Matisse.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

Al día siguiente, es recomendable coger el tranvía para bordear todo el Paseo de los Ingleses hacia el oeste y llegar hasta el parque Phoenix, un nuevo jardín botánico y zoológico donde se halla uno de los invernaderos más grandes del mundo, con una superficie de 7.000 m².

Una vez que haya disfrutado lo suficiente del parque puede visitar el Museo de Arte Asiático, que cuenta con innumerables objetos tradicionales y de arte sacro procedentes de Camboya, China y Japón, entre otros.

Por la tarde, diríjase al centro de la ciudad. Para ello, lo mejor será volver a la Plaza Masséna, en el Viejo Niza, para coger la avenida Jean Médecin, que es la principal arteria comercial de la ciudad y donde se encuentran las boutiques de las marcas más famosas y los bancos más importantes, a menudo en el seno de hermosos edificios. A diferencia del casco antiguo de Niza, la arquitectura y la configuración de esta zona recuerdan la Italia de Turín, mientras que el centro de la ciudad evoca más fácilmente el ambiente de París, con sus edificios haussmannianos y sus grandes ejes urbanísticos.

Si quiere divertirse durante su última noche, podrá disfrutar de un ambiente a la última en una galería de arte contemporáneo yendo al Glam, situado en el centro de la ciudad. En el Paseo de los Ingleses, el High Club le permitirá disfrutar toda la noche de la fiesta y los sonidos electro, mientras que el Gues't le ofrece una atmósfera más íntima.

Con un pie en París y otro en Turín, Niza destila el encanto del Mediterráneo y la cultura metropolitana aunados en un mismo espíritu. Gracias a sus numerosos monumentos, museos, su teatro, su ópera, sus barrios típicos y su clima siempre propicio a la relajación, la ciudad se ha convertido lógicamente en uno de los destinos franceses preferidos por los turistas. Si tiene la oportunidad de pasar en ella unos días adicionales, pasee a lo largo del Cours Saleya, entréguese a la petanca en la plaza Arson o descubra la impresionante arquitectura de la catedral ortodoxa de San Nicolás.

< Día 2

Nuestros hoteles en Niza

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate