Múnich
 

Cómo sacar el máximo partido de Múnich en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Múnich? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.

▼ Ver las actividades

Múnich, tercera ciudad más grande de Alemania en términos de población, expresa a la perfección el genio alemán. Con su rica historia, la ciudad no le dejará tomarse ni un respiro, pues en ella los lugares a descubrir son más que numerosos.

Para comenzar su estancia, acuda directamente a la Marienplatz, el punto central de Múnich, en pleno corazón del casco antiguo. Esta hermosa plaza, típicamente alemana, está flanqueada por notables edificios como el antiguo y el nuevo ayuntamiento, siendo este último especialmente impresionante por su arquitectura gótica y el reloj móvil que cobra vida a las 11 y 17 horas.

En el centro de la plaza, una alta columna erigida en 1638 celebra el final de la Guerra de los Treinta Años. También fue en esta misma plaza, en el albergue Zum Ewigen Licht, donde se creó la salchicha blanca de Múnich, el plato más emblemático de la ciudad. Por supuesto, no debería dejar pasar la oportunidad de probarla en algún momento su estancia.

A tan solo unos pasos de la Marienplatz encontrará la Catedral de Nuestra Señora, que es probablemente el edificio más famoso de la ciudad. Está construida con ladrillo rojo y sus dos torres resultan muy reconocibles por su terminación en cúpulas con forma de bulbo. Después de esta visita, disfrute al máximo del casco antiguo paseando por sus callejuelas, pues hay muchísimas cosas que ver, como la iglesia de San Miguel o el Museo Judío.

Por la tarde puede aprovechar para dar una vuelta por el Viktualienmarkt, un impresionante mercado de alimentos que ofrece la mayor variedad de alimentos frescos y delicatesen de toda la ciudad. La mayoría de los puestos de venta cierran cerca de las 18 h y dan paso a los numerosos restaurantes del recinto, por lo que es un lugar muy recomendable para cenar.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

A la mañana siguiente, prepárese para un día intenso porque hay muchas cosas que ver. Diríjase, para empezar, a la Neue Pinakothek, que alberga cerca de 6.000 obras que datan principalmente del siglo XIX. Allí podrá encontrar, por ejemplo, obras de Manet, Goya, Delacroix, Gainsborough, Van Gogh, Gauguin o Cézanne.

A su elección, puede cambiar esta visita por la de la Alte Pinakothek, la cual no está muy lejos y se centra en el arte europeo desde el siglo XIII hasta el siglo XVIII, con una colección aquí también particularmente notable.

Al este de los museos, le resultará difícil no toparse con el Englischer Garten, pues se trata simplemente del parque urbano más grande de Europa, más incluso que el Central Park. Allí podrá hacer un picnic, por supuesto, así como alquilar una bicicleta para dar un gran paseo.

A continuación, podrá ir a la Isla de los Museos, en el río Isar, y descubrir el Deutsches Museum, uno de los mayores museos de ciencias del mundo. Durante la visita, no podrá evitar asombrarse ante la potencia de la ingeniería alemana, que no ha construido su reputación gratuitamente, con más de cuarenta departamentos diferentes entre los que se halla el dedicado a la aviación, particularmente impresionante.

Por la noche y dependiendo de su nivel de fatiga, puede quedarse en el centro para cenar tranquilamente o encaminarse al Gärtnerplatz, al sur de la Marienplatz, para encontrar un barrio que concentra una gran cantidad de clubes y bares y constituye una meca de la vida nocturna muniquesa.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

A la mañana siguiente, tome la dirección del Palacio de la Residencia, entre la Marienplatz y el Englischer Garten. Este palacio fue la residencia de los reyes de Baviera y mezcla varios estilos de arquitectura y mobiliario, ilustrando cinco siglos de hábitats principescos a través de 130 habitaciones. En el interior museo también podrá descubrir el tesoro de La Residencia, que consta de hermosas piezas de orfebrería y joyería. A continuación, no pierda la oportunidad de coger la Maximilianstrasse, la avenida más lujosa de la ciudad, donde podrá detenerse a almorzar. Si lo requiere su presupuesto, no dude en adentrarse por las calles laterales para encontrar restaurantes más económicos.

Coja el metro por la tarde para llegar hasta el este de la ciudad, particularmente hasta el Jardín Botánico, que pasa por ser uno de los más interesantes de Europa. Allí encontrará una incomparable variedad de plantas y especies vegetales tropicales y subtropicales, que son todo un regalo para la vista y le permitirán concluir su estancia de manera relajada y agradable.

Su última noche en Múnich se encontrará recuperado por esta visita al Jardín Botánico, por lo que podrá divertirse al máximo en uno de los clubes de la ciudad. Para un ambiente a la última, hay que acudir al Ksar Club, cerca Sedlinger Tor. Para descubrir un ambiente con un toque más latino, el lugar es el Buena Vista, justo al lado de Marienplatz. Y si le gusta el ambiente estudiantil, acudirá al Green Room Bar, a pocos pasos de la Universidad de Múnich.

El número de lugares destacados en Múnich es tan impresionante que visitar una simple lista superaría la duración de su estancia. Puede que estos tres días le parezcan muy cortos, pero le permitirán conocer lo esencial. Si tiene la oportunidad de pasar unos días más, no dude en interesarse acerca del papel de la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente a través de la historia de La Rosa Blanca, uno de los movimiento de resistencia al nazismo más famosos.

< Día 2

Nuestros hoteles en Múnich

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate