Lisboa
 

Cómo sacar el máximo partido de Lisboa en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Lisboa? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.

▼ Ver las actividades

El 1 de noviembre de 1755, Lisboa fue sacudida por un violento terremoto que borró del mapa alrededor del 85% de la ciudad. Pero más que la capital portuguesa, es el conjunto de Europa lo que se tambalea, golpeada por esta calamidad que socava el optimismo general y la fe. Sin embargo, Lisboa volverá a erigirse aún más hermosa, por si hubiera dudas de que la humanidad puede superar cualquier prueba.

Para comenzar su estancia en Lisboa, vaya directamente al barrio de la Alfama, junto al mar. Se trata del barrio más antiguo de la ciudad, uno de los pocos que sobrevivieron al seísmo, y está formado por pequeñas callejuelas entrecruzadas. Es, sin duda, uno de los barrios más románticos del mundo. Conocido internacionalmente por ser una meca del fado, la música típica portuguesa, no se pierda la posibilidad de volver a descubrir el barrio por la noche y deslizarse en el interior de un bar donde se puede saborear la melancolía de estas saudades con un vaso de vino en la mano.

También es en este barrio donde descubrirá el Castillo de San Jorge, desde donde se puede disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad y el estuario. También puede visitar allí la Catedral, construida en el siglo XII en el enclave de la mezquita para conmemorar la victoria del catolicismo durante la Reconquista. Puede que su aspecto de fortalezca provenga de este origen violento.

Desde lo alto de la Alfama, justo en frente de la catedral, puede coger la línea 28 de tranvía, una línea que le permitirá hacer rápidamente el recorrido de todos los barrios de la ciudad sin cansarse demasiado. El tranvía, utilizado alegremente por los lugareños, le pondrá en contacto de este modo con la frescura y simpatía de los portugueses.

Después de dar una vuelta por la ciudad y de haber cogido fuerzas probando un plato típico como la ensalada de bacalao, podrá detenerse y contemplar la Praça do Comercio: la plaza más grande de la ciudad, que está situada en el barrio de Baixa Pombalina, corazón de la capital. Desde la plaza y dirigiéndose al norte, puede explorar esta área completamente reconstruida tras el terremoto y ahora Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Allí descubrirá el Elevador de Santa Justa, diseñado con un estilo que recuerda al de la Torre Eiffel. El ascensor permite llegar a Bairro Alto y, desde su cima, disfrutar de un hermoso panorama.

Regrese a Alfama por la noche para adentrarse en un bar de fado y degustar un ginjinha o licor de cerezas mirando a la bahía y sus numerosos barcos, como Fernando Pessoa al componer sus Odes Marítimas.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

Al día siguiente viaje hasta Belém, un barrio situado al oeste de la ciudad que es fácilmente accesible en tranvía. La zona es conocida especialmente por ser el punto de partida de muchos aventureros y exportadores portugueses como Vasco da Gama.

El Monasterio de los Jerónimos es uno de los principales monumentos históricos de Belém. Refleja la riqueza y el poder de Portugal tras el éxito de su política de descubrimiento y exploración marítima y constituye la obra más representativa del arte manuelino, realzando la potencia del Portugal del siglo XV. La Torre de Belém, a orillas del Tajo, es también uno de los principales ejemplos de este estilo.

Después de disfrutar del Jardim de Belém, junto al monasterio, para hacer un picnic, podrá visitar el Museo Berardo, que alberga la excepcional colección de José Berardo, un hombre de negocios portugués. Visitable de forma gratuita, en ella descubrirá obras de Picasso, Andy Warhol, Dalí, Lichtenstein, Mondrian, Pollock o Malévich.

Al caer la noche, puede elegir entre un restaurante elegante, por ejemplo el Aurea en la Praça do Comercio, o subir hasta Bairro Alto para disfrutar del Sinal Vermelho, un restaurante típico y de calidad.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

Comience su tercer día acudiendo a Bairro Alto, una de las zonas más pintorescas de la ciudad donde uno puede encontrar numerosas casas típicas y pequeñas tiendas ideales para pasear y traer de vuelta recuerdos interesantes. También es uno de los principales lugares de vida nocturna lisboeta, con su conocido ambiente bohemio.

Cerca del barrio, en el monte Olivete, podrá relajarse visitando el jardín botánico, que cuenta con especies de todo el mundo y un sistema de riego en cascada particularmente interesante.

Para el almuerzo, baje un poco hasta llegar al Mirador de San Pedro de Alcántara, que proporciona un marco ideal para comer abarcando con la mirada todo el centro de la ciudad.

Y por la tarde, diríjase al norte y descubrirá el Museo Calouste Gulbenkian, que lleva el nombre del apasionado coleccionista que reunió estas 6.000 piezas durante 40 años. El museo está dividido en dos secciones de igual interés: uno está dedicado al arte clásico y oriental, mientras que el otro está dedicado a la escultura y la pintura europeas desde el siglo XI al XX.

Disfrute su última noche en Lisboa probando el sabor de la fiesta portuguesa, que por lo general comienza bastante tarde y termina de madrugada. En la zona de Bairro Alto o en las orillas del Tajo es donde se pueden encontrar más bares y discotecas con ambientes muy diferentes. Para escuchar música en vivo, deberá dirigirse más bien al Music Box, una sala que ofrece conciertos todas las noches de martes a sábado.

Después de haberla conocido, resulta difícil marcharse de "Lisa", como la llaman cariñosamente sus habitantes. Con su encanto típico, sus calles estrechas, su fado y sus noches sin fin, la ciudad promete unas vacaciones que combinan cultura, relax y descubrimientos. Si tiene la oportunidad de pasar un poco más de tiempo en la capital portuguesa, no se olvide de visitar Sintra, una ciudad que ha sido declarada entera Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y situada a sólo 25 kilómetros al norte de la capital.

< Día 2

Nuestros hoteles en Lisboa

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate