Burdeos
 

Cómo sacar el máximo partido de Burdeos en 3 días

¿Estás planificando un viaje a Burdeos? Inspírate y descubre todo lo que puedes hacer una vez llegues a tu destino con el itinerario que te sugerimos para una visita perfecta de tres días. Historia, cultura, ocio, restaurantes… No te pierdas ningún detalle durante tu escapada.

▼ Ver las actividades

Si la belleza más conmovedora es aquella que no es consciente de sí misma, entonces Burdeos, la Perla de Aquitania, se merece su apodo de bella durmiente. Aunque ya se encuentra despierta, la ciudad conserva sus encantos un tanto ocultos, con un pudor que invita al visitante a ser un poco más atrevido en su descubrimiento.

Su estancia en Burdeos comienza a orillas del Garona, en la Place de la Bourse. En esta plaza se encuentra una de las atracciones más recientes de la ciudad, ya convertida en imprescindible. Se trata del espejo de agua diseñado por el arquitecto paisajista Michel Corjoud: una fina película de agua cubre una losa de granito alternando los efectos de espejo y niebla, lo que lo convierte en un lugar muy apreciado por los niños y las parejas de enamorados.

A continuación, disfrute de la mañana para pasear por los muelles mientras observa las múltiples fachadas del siglo XVIII que le han valido al centro histórico su inscripción en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Cerca de la plaza de la Bourse podrá descubrir el Gran Teatro, un magnífico edificio representativo del oficio y saber arquitectónico del siglo XVIII.

Para almorzar asómese al CAPC, el museo de arte contemporáneo de la ciudad. Una vez en la parte superior acuda al café Putman, que le ofrece la posibilidad de comer en un ambiente bastante sorprendente, rodeado de obras contemporáneas.

Continúe con la visita al museo, que contiene una de las colecciones más ricas de arte contemporáneo de Francia. En ella encontrará, entre 1.300 obras, los trabajos de innovadores artistas como Richard Long o Mario Merz.

Al salir se encontrará a tan sólo unos pasos del jardín botánico, que le permitirá dar un toque natural a su jornada, especialmente si completa su visita con la del Museo de Historia Natural, que está justo al lado.

Para la noche, opte por el vino Rue Neuve si quiere descubrir lo que significa Bistronomie en esta tierra de viñedos. En el menú hallará platos tradicionales elaborados con ingredientes que provienen directamente del mercado y, por supuesto, una amplia selección de los mejores vinos de la región.

Día 2 >

▼ Ver las actividades

A la mañana siguiente, diríjase de nuevo al Garona, pero esta vez para embarcarse en un paseo por el río que le llevará hasta el estuario. En varios pontones del centro de la ciudad, cerca de la Place de la Bourse, podrá apuntarse a diferentes paseos temáticos hacia las islas del estuario para descubrir los viñedos o explorar el paisaje lo largo de la línea de costa. La mayoría de estos paseos fluviales están acompañados de catas y de una comida.

Visite por la tarde el Museo de Aquitania, que cuenta con más de 70.000 piezas que le ayudarán a obtener una imagen más precisa de la historia de la ciudad y su región, desde la prehistoria hasta la actualidad. El museo cuenta además con una sección dedicada al papel de Burdeos en la trata de esclavos: una iniciativa pertinente, interesante y lo suficiente inusual y valiente para ser destacada.

Para la cena, disfrute de nuevo del Garona visitando el Puente de Piedra, el más antiguo de la ciudad, desde donde podrá contemplar las luces de los muelles reflejándose en el río. En el barrio y en los muelles, encontrará fácilmente un restaurante que se adapte a sus gustos y presupuesto.

< Día 1 Día 3 >

▼ Ver las actividades

Al día siguiente podrá atravesar el Garona para llegar al barrio de La Bastide, en la margen derecha, que ha sufrido durante mucho tiempo un desarrollo anárquico e industrial y que ha sido rehabilitado en los últimos años. En particular, se puede visitar allí la casa cantonal de La Bastide, un magnífico edificio que mezcla elementos arquitectónicos de estilo neogótico, art decó y art nouveau.

Regrese por la tarde a la orilla izquierda para visitar la catedral de Saint-André, que data del siglo XII y constituye un espléndido ejemplo de arquitectura gótica. A su lado se encuentra la torre Pey-Berland, del siglo XV. Su ascensión de 232 escalones se verá recompensada con una hermosa vista del centro histórico.

Justo al lado de la catedral se encuentra el Museo de Bellas Artes, uno de los más antiguos de Francia, que ha conseguido reunir con el paso de los años una excepcional colección formada por obras de Delacroix, Rubens, Veronese, Tiziano, Matisse y Picasso.

Deje su última noche en la ciudad para salir de fiesta a diferentes lugares muy recomendables, según sus apetencias, como por ejemplo Azuli Bar, un hermoso bar que ofrece una selección muy puntera de DJs. En el Club BT59 lo que le espera es la mejor música tecno, mientras que los amantes del sonido minimal y el dubstep visitarán el I.Boat, en el muelle. Si desea disfrutar de un ambiente estudiantil, deberá acudir más bien a la Place de la Victoire, mientras que la atmósfera más popular le espera en el barrio de Saint-Michel.

Cálida y acogedora, comprobará cómo echará de menos a la bella durmiente desde el mismo momento en que la despierte. En tres días se puede hacer una idea de cómo es la vida en esta Perla de Aquitania, pero aún le quedarán muchas cosas por descubrir. Si usted tiene la oportunidad de pasar más tiempo en Burdeos, recorra una ruta del vino, disfrute de una noche en la magnífica ópera de la ciudad y aproveche para recargar energías un alguno de los numerosos jardines públicos.

< Día 2

Nuestros hoteles en Burdeos

 

My TripPlanner

Para disfrutar de Trip Planner, deberás estar registrado.

Conéctate Regístrate